Ir al contenido principal

La novia del guerrero (20)

—Esto no es un club.
—Ya me había dado cuenta. No soy tonta.
—No me entendés, lo que te quiero decir es que no cualquiera entra en la agrupación. Con buenas intenciones no alcanza.
—¿Y qué tendría que demostrarles?
—Conocimiento para entender la realidad social y compromiso para transformarla.
Liliana no contestó. Si hubiera podido, si se hubiera animado, le hubiera dicho al Renguito que el único compromiso al que ella aspiraba era el que se realizaba con un par de anillos, un novio, familia y amigos; pero ya le había escuchado alguna vez al Rengo, decir que que el matrimonio era una institución burguesa. Liliana no entendía muy bien que significaba eso, pero si lo decía el Rengo…
Dejó que el silencio se extendiera unos segundos más y después dijo:
—¿Entonces como hacemos?
—Bueno, la agrupación dicta unos cursos de formación política. Tendrías que asistir.
—¡Barbaro! ¿Cuándo empezamos?
—No es así de fácil. Yo te aviso si podés ir.
Liliana estaba asombrada de lo que había hecho. Lo había encarado al Rengo, y le había pedido que la dejara ir con él a la agrupación. ¿Qué seguía? Armar una coartada para que sus padres no se enteraran de lo que estaba por hacer. Estuvo un par de días pensando y barajando opciones hasta que concluyó que la mejor excusa para salir de la casa era decir que iba a sumarse al curso de Corte y Confección que hacían Elenita y Carmen. Después de todo, si le pedía a sus primas que la cubrieran, seguro que no se iban a negar. Además, su padre no iba a preguntar demasiado si se trataba de un asunto de mujeres, y su madre evitaba interesarse, preguntar o comentar nada que viniera de esa parte de la familia.
Resuelto el plan, había que preparar el terreno. Habló con sus primas y les relató una historia exagerada y romántica en la que ellas aparecían como las felices intermediarias para la concreción de un amor como ninguno. Con la venia de las chicas, pasó a convencer a su madre de lo conveniente que sería aprender Corte como sus primas. Doña Nélida, para evitar implicarse derivó el tema a su marido, que inmediatamente dijo que si. Faltaba que César Carlos le avisara cuándo y cómo.
Pasaron dos semanas hasta que el Rengo la abordó a la salida de la escuela.
—¿Podés estar este sábado a las diez en el Sporting?
—¿La reunión es en el Sporting?
—No.
—¿Entonces?
—No puedo darte la dirección. Si querés venir tenés que encontrarme en el Sporting y y te llevo.
Cuando volvió a casa, Liliana le dijo a su madres que a la mañana siguiente se iba con Elenita y Carmen. El sábado se levantó temprano y se arregló para salir. La elección de la ropa se puso complicada. Por un lado, tenía que salir lo suficientemente arreglada como para que sus padres creyeran que iba a estudiar, pero tampoco tan compuesta como para que el Rengo la viera como una burguesa.
Cuando tuvo resuelto el problema (pantalones vaqueros y remera de batik, zuecos de madera) y se disponía a irse a tomar el colectivo, doña Nélida insistió en que su padre la llevara en el auto. Liliana tuvo que inventar que la academia de Corte y Confección estaba en el centro, en el edificio de La Mundial. Fueron en el Peugeot hasta la esquina de Olmos y Rivadavia. Saludó a su padre, bajó del auto y entró al edificio. Se quedó unos minutos al lado del ascensor para asegurarse que su padre ya había arrancado. Salió y caminó rápido la cuadra que le faltaba  para llegar al Sporting. Cuando llegó el Rengo no estaba.
—Si esto fuera una cita de verdad sería un fracaso.— pensó.
Esperó cinco minutos rígida en la puerta del gimnasio de boxeo. Cuando se aburrió de estar parada se cruzó de vereda para mirar de cerca el frente de la sinagoga. Trató de deducir que querían decir las letras hebreas, hasta que por la forma del marco del texto, y la cantidad de renglones se dio cuenta que estaba delante de las Tablas de la Ley, y se sintió muy inteligente. Inmediatamente pensó que estaba faltando al mandamiento de honrar padre y madre, así que para distraerse caminó hasta el local de un anticuario, al lado del Centro Unión Israelita, para distraerse mirando la vidriera. Cuando había pasado media hora y ya se había resignado al fracaso sintió la voz de César Carlos.
—¿Viniste sola?
—Se dice “hola” primero.
—Dejate de pavadas. ¿Viniste sola?
—Si.
—¿Sos consciente del paso que estás dando?
Liliana no pensó. No podía pensar. Estaba al lado del Renguito. Sin Tito, ni Cacho, Moncho, Raquel o la Susy. Ni siquiera estaba la vieja de Francés, ni la “pito gordo”, ni nadie. Estaban él y ella. Solos. No había nada para pensar. Nada.
—Por supuesto que soy consciente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Erk (cap. 2)

Pero no les he contado como he llegado a ser un investigador privado.
Cuando le expliqué a Rújale cuales eran mis planes estuvo dos semanas sin apenas hablarme. El bodoque que tiene de novio, de vez en cuando hacía algún gesto a espaldas de mi hija tratando de hacerme entender que estaba enojada. Al muchacho no he logrado respetarlo pero hago el intento para no hacer que la relación con Raquel se ponga más tensa.
Pasados diecisiete días de ley de hielo, se sentó a desayunar conmigo.
—Vamos a armar la agencia...
—¡Epa! ¿Y este giro copernicano?— interrumpí.
Raquel extendió su mano hacia adelante indicando que me callara.
—Esperá y dejame hablar. Llevo demasiado tiempo y dinero gastado en psicoterapia como para permitirme una pataleta.
—¿Te molesta hacer una pataleta, o concluir que tiraste la plata yendo a terapia?
—Callate y escuchá.
La expresión dejaba claro que no tenía que interrumpirla más, y mucho menos tratar de hacerme el ingenioso.
—Vos ya estás viejo para andar haciendo pavad…

Erk (Baigorria 2) (Cap. 1)

Un cuerpo. A primera vista uno no llega a darse cuenta de que está delante de un cadáver. No piensa en la muerte y en la descomposición. Lo que era un sistema autónomo, colapsa, se entrega a las leyes de la física y la química, Las membranas estallan, los líquidos se escurren, Otros seres vivos, que están allí adentro aunque tratemos de olvidarlo,  toman el control. Esto no es un asunto que le interese ya al muerto, pero a los vivos sí, y han desarrollado una cantidad de estrategias para disimular la decadencia.
Esto ya lo sabían los antiguos egipcios. Aunque pensamos que muy poco de ellos ha quedado entre nosotros, basta con asomarse a una funeraria para darse cuenta lo equivocados que estamos. La delicada conversación sobre la necesidad de quebrarle las articulaciones a una señora judía, que por error prepararon con las manos cruzadas, o la prudencia de esconder los olores y los fluidos, nos trasladan inmediatamente a la devoción que la humanidad tuvo alguna vez hacia las momias. Ot…

Erk (cap. 4)

Otra vez tenía que salir del barrio. Y otra vez era Gómez el que me había puesto en el camino. Antes de hacer algún movimiento, tenía que preguntarle por el lado B del extraño par de viejos que había pasado por la oficina.
Llamé a la comisaría pero me dijeron que Gómez estaba con carpeta médica. Tuve que contactarlo al celular.
—¿Adonde te metiste negro botón?
—¡Hola Betito! El gusto de escucharte. ¿En qué te puedo ayudar?
—Che, una cosa es que hayamos limado asperezas, y otra muy distinta es ser meloso.
—Bueno, gringo puto, ¿qué mierda querés?
—¿Ves? Ese es el Gómez que me inspira confianza. ¿Qué te anda pasando que estás en tu casa?
—Divertículos y hernia de hiato. Una carajada mirá. Si tengo que seguir comiendo puré de calabaza, voy a agarrar la reglamentaria y salgo a matar verduleros. Pasando a otra cosa, ¿te fueron a ver los viejos?
—Por eso te llamaba justamente...
—Ojo que pueden parecer guita fácil, pero son más peligrosos que el cheto aquel que trompeamos el año pasado en Al…