Ir al contenido principal

La novia del guerrero (17)

Dejó  que el timbre del teléfono fijo sonara, con la esperanza de que, quien fuera que llamara, se hartara y colgara. Pero como siguió más allá del límite de su paciencia, finalmente atendió.
—Hola.
—¿Hablo con Liliana Petrini?
—Si. ¿Quién habla?
—Irina Monti. Yo estuve con vos…
—Me acuerdo.
—Perdón, ¿te hablo en un mal momento?
—Para nada. ¿Por qué lo decís?
—Bueno, tardaste mucho en atender. Ya casi colgaba. Además saludaste un poco parca.
—No.
—Bueno, ¿puedo hacerte unas consultas?
—Me parece que en la entrevista te conté todo lo que necesitabas.
—Bueno, si… pero…, me gustaría cotejar algunos detalles; porque a veces hay diferencias en  las versiones.
—¿Qué? ¿Alguien te dijo que mentí?
—No, para nada. Como voy a decir eso. Lo  que pasa es que…
—Mirá, la Susy no se enteraba de nada porque vivía y vive en su nube de pedos, así que deberías dudar de ella, no de mi.
—Si estás hablando de Susan Greenfield, te aclaro que ni llegué a hablar con ella porque me dijo que se volvía a Jujuy.
—Ah. Igual no ibas a sacar nada que valiera la pena de ella. De todas maneras hacés mal en dudar de mí. Raquel es muy fantasiosa.
—No. No te equivoques. Raquel y vos hablaron de historias que ni se cruzan ni se contradicen. Donde encuentro algunas diferencias es con el testimonio de Paloma Bensimón.
¡NInguna de nuestras compañeras se llamaba así!
—No, por supuesto. No era compañera tuya. Es que no me das tiempo para que te explique. Además, ella volvió a usar el apellido de soltera cuando quedó viuda. Vos la conociste como Ramirez.
Liliana se quedó muda. Después de un tiempo prudente sintió del otro lado del teléfono la voz de Monti.
—¿Se cortó? ¿Estás ahí todavía?
—Llamame en otro momento. Me surgió algo urgente.
Y cortó.
Liliana estaba estupefacta. Empezó  a combinar posibilidades de nombres buscando que alguno coincidiera con la imagen de algún conocido: Paloma Bensimón. Paloma Ramirez. Paloma Bensimón de Ramirez. Señora  Ramirez. Señora Bensimón. Señora de Ramirez.
Señora de Ramirez.
Nono.
El chico Ramirez.
El chico Ramirez, que conocía al Rengo. Hijo del Doctor Ramirez, que conocía a su padre de Tribunales. El de la hermanita antipática.
El chico con el que trató de darle celos al Rengo, cuando se enojó con él.
¿Pero qué tenía que ver eso con su historia? ¿Acaso el chico Ramirez había sido importante? De ninguna manera. ¿Por qué Irina Monti contrastaría un detalle nimio de su historia con el Rengo, con la señora de Ramirez?
Paloma Bensimón de Ramirez
Paloma Bensimón.
Mientras más repetía el nombre, más eco hacía en su cabeza. Paloma Bensimón era alguien conocido. Alguien que debía estar en internet. Pero Liliana no tenía computadora.
—¡El teléfono!  —dijo sobresaltada— Esa porquería que me hizo comprar Sibila.
Buscó en el fondo de la cartera hasta que encontró el aparato.
—Bueno chiquito, se ve que para algo ibas a servir.
Entender como funcionaba el navegador de internet le llevó unos cuarenta minutos que fue aderezando con insultos varios. Finalmente encontró como poner en Google el nombre.
—Pa-Lo-Ma-Ben-Si-Mon, —fue silabeando mientras tecleaba— Ahí vamos.
Y apretó el comando que correspondía al “enter”
—¡Mierda!
—En la primera foto que apareció pudo reconocer a la misma Señora de Ramirez del balneario de Nono. Mucho más vieja, ya sin el estudiado aire de nonchalance. Estaba sentada en el banco de juzgado, con mujeres de su misma edad y aspecto. Todas con pañuelos blancos en la cabeza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Erk (cap. 2)

Pero no les he contado como he llegado a ser un investigador privado.
Cuando le expliqué a Rújale cuales eran mis planes estuvo dos semanas sin apenas hablarme. El bodoque que tiene de novio, de vez en cuando hacía algún gesto a espaldas de mi hija tratando de hacerme entender que estaba enojada. Al muchacho no he logrado respetarlo pero hago el intento para no hacer que la relación con Raquel se ponga más tensa.
Pasados diecisiete días de ley de hielo, se sentó a desayunar conmigo.
—Vamos a armar la agencia...
—¡Epa! ¿Y este giro copernicano?— interrumpí.
Raquel extendió su mano hacia adelante indicando que me callara.
—Esperá y dejame hablar. Llevo demasiado tiempo y dinero gastado en psicoterapia como para permitirme una pataleta.
—¿Te molesta hacer una pataleta, o concluir que tiraste la plata yendo a terapia?
—Callate y escuchá.
La expresión dejaba claro que no tenía que interrumpirla más, y mucho menos tratar de hacerme el ingenioso.
—Vos ya estás viejo para andar haciendo pavad…

Erk (Baigorria 2) (Cap. 1)

Un cuerpo. A primera vista uno no llega a darse cuenta de que está delante de un cadáver. No piensa en la muerte y en la descomposición. Lo que era un sistema autónomo, colapsa, se entrega a las leyes de la física y la química, Las membranas estallan, los líquidos se escurren, Otros seres vivos, que están allí adentro aunque tratemos de olvidarlo,  toman el control. Esto no es un asunto que le interese ya al muerto, pero a los vivos sí, y han desarrollado una cantidad de estrategias para disimular la decadencia.
Esto ya lo sabían los antiguos egipcios. Aunque pensamos que muy poco de ellos ha quedado entre nosotros, basta con asomarse a una funeraria para darse cuenta lo equivocados que estamos. La delicada conversación sobre la necesidad de quebrarle las articulaciones a una señora judía, que por error prepararon con las manos cruzadas, o la prudencia de esconder los olores y los fluidos, nos trasladan inmediatamente a la devoción que la humanidad tuvo alguna vez hacia las momias. Ot…

Erk (cap. 4)

Otra vez tenía que salir del barrio. Y otra vez era Gómez el que me había puesto en el camino. Antes de hacer algún movimiento, tenía que preguntarle por el lado B del extraño par de viejos que había pasado por la oficina.
Llamé a la comisaría pero me dijeron que Gómez estaba con carpeta médica. Tuve que contactarlo al celular.
—¿Adonde te metiste negro botón?
—¡Hola Betito! El gusto de escucharte. ¿En qué te puedo ayudar?
—Che, una cosa es que hayamos limado asperezas, y otra muy distinta es ser meloso.
—Bueno, gringo puto, ¿qué mierda querés?
—¿Ves? Ese es el Gómez que me inspira confianza. ¿Qué te anda pasando que estás en tu casa?
—Divertículos y hernia de hiato. Una carajada mirá. Si tengo que seguir comiendo puré de calabaza, voy a agarrar la reglamentaria y salgo a matar verduleros. Pasando a otra cosa, ¿te fueron a ver los viejos?
—Por eso te llamaba justamente...
—Ojo que pueden parecer guita fácil, pero son más peligrosos que el cheto aquel que trompeamos el año pasado en Al…