Ir al contenido principal

La novia del guerrero (23)

El regreso al trabajo pudo haber sido peor. No llegó a ser todo lo malo que Liliana esperaba. Después de todo, la Directora evitaba hablarle desde la visita de la inspectora; y la secretaria no era simpática con nadie en particular; así que la cara de disgusto con la que recibió el certificado médico de Liliana no estaba dirigida en contra de ella.
Como estaba obligada a cumplir con su trabajo, Liliana trató de mantenerse a flote. Sabía que la controlaban, y que los alumnos ni la defendían ni la querían. De todas maneras, jamás había interpretado que hubiera una relación entre el rechazo que generaba y su hacer docente, sino que lo atribuía a la necedad de los otros, tanto alumnos, como colegas y directivos.
No lograba salir de la sensación de angustia y estancamiento. Necesitaba mantenerse afuera de su casa porque la aterrorizaba la posibilidad de atender el teléfono, y que Sibila o Alberto le pidieran explicaciones. Con su hija era más fácil porque con darle señales de vida por mensaje de texto cada tanto, alcanzaba para que no la molestara. Llevaban unos diez años así. Liliana reconoció que en ese aspecto la tecnología la había beneficiado. Desde el día en que Sibila decidió emanciparse, la relación se había ido limitando a un intercambio protocolar de mensajes, raramente interrumpido por las visitas que su hija le hacía en momentos de angustia. Cuando eso sucedía, aparecía intempestivamente en el departamento para pedir explicaciones sobre su historia. Liliana no contestaba o contraatacaba con argumentos pobres o meras chicanas, como echarle en cara la vez que a los diecisiete años se escapó de la casa y hubo que hacerla buscar con la policía.
El caso de Tito era diferente. Desde Buzios que se evitaban. Ya habían pasado casi treinta años desde el invierno que compartieron el taller literario, y el verano que fueron a Brasil. Ahora, por culpa del Rengo, Tito volvía convertido en Alberto, para recordarle vaya uno a saber que cosas.
—Por culpa del Renguito, Rengo estúpido, —pensó Liliana—, que se hizo matar en la calle San Lorenzo, frente a la casa giratoria. Y por culpa de Ramirez. Y de Monti que quizo investigar, y que seguramente le dio mi número de teléfono a Tito.
Necesitaba ver gente, pero ¿a quién? Cacho y la Susy habían vuelto, uno a Londres y la otra a Jujuy. Hablar con Moncho era francamente inimaginable como opción, así que solamente quedaba Raquel; lo que no le pareció mal.
—Después de todo, Raquel nunca se toma nada en serio y le gusta reirse de estupideces. Lo único que ha hecho sistemáticamente en todos estos años es burlarse de la Susy,
Pero Raquel tampoco resultó la válvula de escape que necesitaba. Cuando la llamó por teléfono para proponerle que salieran a tomar algo al terminar el trabajo, a Liliana le llamó la atención el tono seco de su amiga. Tuvo la impresión de que le contestaba con cierta incomodidad; así que, para su propio asombro, tuvo que rogarle que aceptara la invitación. Cuando cortó se sintió peor. No estaba acostumbrada a pedir favores. Tuvo el impulso de volver a llamar para cancelar el compromiso, pero el teléfono la pasó directamente al mensaje de que trataba de comunicarse con un aparato apagado o fuera del área de cobertura.
Se resignó a cumplir con la cita. Lo único que mejoraba las perspectivas era que, para evitar volver a "El Ruedo", Raquel habia fijado como punto de encuentro el bar del Hotel Windsor. Liliana calculó que caminando no iba a llegar a tiempo, así que al salir de la escuela se subió a un taxi, sin tener en cuenta que ese día el tránsito por el centro estaba bloqueado por una manifestación.
El trayecto hasta el hotel fue largo e intrincado. Después de acercarse y alejarse del punto de destino, el auto finalmente subió por la calle Alvear. De pronto Liliana se encontró en la cuadra de la sinagoga. Llevaba años sin pasar por ahí. El semáforo los detuvo y pudo mirar los dos lados de la calle: a la izquierda seguían estando la sinagoga y el anticuario, pero del lado derecho, el Sporting no estaba más. Había sido demolido y en su lugar habían construido un estacionamiento. Sintió que allí había una señal, pero no entendía de qué. Se quedó ensimismada tratando de descifrar el sentido del oráculo, mientras el taxi tardó diez minutos en recorrer las pocas cuadras que faltaban hasta la calle Entre Ríos. Después de pagar y bajarse, caminó ansiosa la cuadra que la separaba del hotel. Pensó que era un lugar donde las cosas no podían salir mal. Era un café elegante y tranquilo. Llegó hasta la entrada, donde un portero en jacquet la invitó a pasar. Liliana saludó con la cabeza y entró. Alcanzó a ver a Raquel sentada en una mesa pequeña cerca del piano, leyendo el suplemento cultural de La Nación. Con los anteojos de lectura tenía un semblante serio. Liliana se detuvo un minuto para controlar el aspecto de la ropa, subirse al hombro la cartera, y acomodarse el pelo. Caminó por el salón y se paró delante de Raquel.
—Hola —dijo, tratando de sonar simpática.
Raquel reaccionó muy lentamente. Primero dobló el diario a la mitad y lo dejó sobre la mesa. Levanto apenas la cabeza, pero continuó el movimiento con los ojos, que miraron a Liliana por encima del marco de los anteojos y finalmente habló:
—Me parece que vos andás debiendo un par de explicaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baigorria (20)

No me gusta salir del barrio. Menos de noche. Si accedí a subirme al auto de Gómez y viajar hasta Alta Gracia fue por la necesidad de terminar con todo este asunto. Además, toda la zona de Paravachasca me trae recuerdos de Sara Sandler, de tardes en el río en La Paisanita, de fotos al lado del Hongo (ese mirador extraño en el medio del río) de momentos mejores que estos que les relato. El trayecto fue más rápido de lo que esperaba. El tramo por la autopista no nos llevó más de veinticinco minutos, en los que Gómez apenas me dirigió la palabra. Recién después de cruzar el norte de Alta Gracia y buscar un camino de tierra empezó a darme indicaciones: —Tratá de no hacer cagadas. —Chuy. —No contestés como un pendejo —Re-chuy —Baigorria, sos un pelotudo bárbaro y si me contestás “chuy” de nuevo te meto un balazo y te tiro en una cuneta.

Baigorria (16)

Lo mejor que le puede pasar a uno cuando vuelve a su casa es que no haya nadie en la vereda. Que cada personaje del barrio esté ocupado en lo que le corresponde: el almacenero vendiendo, el mecánico arreglando, los nenes jugando, las viejas barriendo, y los ladrones imaginando como desvalijarte. Cada quién en su lugar. Si en cambio uno ve desde la esquina un grupo, grande o pequeño, no importa, a la altura de su puerta, significa que las cosas están entre mal y muy mal. Las llamadas perdidas de Rújale en el teléfono ya habían sido un aviso de que algo pasaba, pero cuando llegué por Buchardo a la esquina con Antranik, ya se veía, a una cuadra y media de distancia, un cúmulo de gente frente a mi casa. Traté de no perder la calma y seguí caminando a la misma velocidad. Yo se que esto no tiene ningún efecto sobre las cosas, pero tratar de mantener una conducta normal era la estrategia que había desarrollado en mis años de matrimonio con Sara Sandler. Si Sara se agitaba, yo aparecía calmad…

Baigorria (21 - Final)

Las semanas pasaron sin que nada pasara. Después de todo, fuera del entorno del Barrio, poca gente recuerda que existe el Museo de la Industria y que ahí estaba guardado el Papamóvil de la visita de Wojtyla de 1987. En el diario salían noticias de temas que preocupaban más a la gente o a los editores. A los directivos del Museo y a los insoportables de la Asociación de Amigos del Transporte los tranquilizaron con una réplica que la Renault armó a las apuradas en la Planta de Santa Isabel. Y siguiendo con la lista de insoportables y fanáticos, loa pocos militantes visibles de los Legionarios de Cristo no hicieron ningún comentario sobre su vinculación en un incidente que de acuerdo a la prensa nunca había sucedido. Además, como nunca comentaban abiertamente quienes eran sus  miembros, tampoco comentaron nada sobre el accidente del ministro. ¿Qué accidente? Bien, resulta que si alguien se atrevía a preguntarle al ministro por los moretones, contestaba que se había caído por la escalera.