Ir al contenido principal

Números



Doy gracias por los labios que no he besado, por las ciudades que no he visto,

Doy gracias a las mujeres que me han dejado o que yo he dejado, lo mismo da.
JORGE LUIS BORGES. Variación.


8
-Sos un pelotudo, un inútil, un idiota.
-...
-¡Contestame carajo! Seguro que ahora estás mirando a la nada con la cara de vaca que ponés cuando te hacés bien el boludo.
-Alicia, te tengo que cortar. Cualquier cosa que me quieras hacer saber se la decís al abogado. Ah, me olvidaba, si el sábado no me dejás ver a la nena te voy a hacer parir la tenencia en el juzgado.

2
-¿No hablás nada vos? ¡Tonto! Decime algo.... ¿No te parezco linda?
-Si.
-¿Cómo me dijiste que te llamabas?
-No te dije. Claudio me llamo.
-¿Te gusta esta canción?
-¿Cómo se llama?
-¿No sabés que no se contesta con otra pregunta?
-¿Y vos no acabás de hacer lo mismo?
-Disculpame, ¿vos creés que a las chicas nos gustan que nos traten así?
-¿Cómo así?
-Nada. ¿Te gusta Soda Stereo?
-Maso. Me gusta más la música internacional. ¿Escuchás The Police?
-No. Pero el cantante es re-lindo. ¡Pará! ¿Adonde vas?
-A la barra, con mis amigos. Vení conmigo.
-Pero ahora pasan esta canción. Es re-linda y es para los negritos de África.
-No jodas. Mirá la pista. Todos se mueven como los dos negros ciegos. Vení a la barra.

3
-Te dije que compraras el paquete de treinta de Pampers y trajiste un paquete chico de esta marca de mierda. ¿Vos sos pelotudo o te olvidaste que Valentina se paspa de mirarla nomás?
-Bajá el tonito Alicia, que vos no tuviste que salir en el medio del quilombo a hacer las compras.
-Ah, perdoname, no sabía que habías ido con los Argonautas a buscar el Vellocino de Oro al Hiper Libertad.
-Escuchame mogólica: ¿vos tenés idea de lo que pasa afuera? ¿No viste en la tele al chino llorando porque le quemaron el super? De pedo no me tumbaron el auto cuando traté de llegar al Spar de Nueva Córdoba.
Decí que el Hiper tenía guardia por todos lados. Cuando llegué a la parte de pañales me dí con que la bolsa grande sale el triple de lo que valía ayer. Y te aviso que en cuanto Valentina se acabe la lata de leche, esta chica va a tener que aprender a comer soja o se muere de hambre.
Alicia, ¿adonde vas? ¿Qué te pasa? Vení para acá...

9
-Dice mamá que vuelve el tío Pablo.
-Ajá.
-Y que seguro que cuando te enterabas ponías cara de boludo y no decías nada.
-Lo de cara de boludo, ¿es un agregado tuyo Valentina o es parte del comentarios de tu madre?
-Ufa Pá, no me metas en quilombos. Si vos siempre que hablás de  mamá decís “la pelotuda esta”.
-Mirá nena, dejá de hacerte la piola...
-¿Te interesa o no lo del tío?
-No, pero de todas maneras me los vas a contar.
-Si, ya sé: “porque sos igual a tu madre”. Bueno, la cosa es que el tío Pablo mandó un mensaje por el Face a mamá diciendo que se vuelve porque no aguanta más España. Entonces yo le dije a mamá que aprovechemos que va a pasar por el Free Shop del aeropuerto y le pidamos que me compre el Ipod.
-Tu tío se vuelve después de ocho años de laburar de negro y dos de cagarse de hambre, ¡y a vos se te ocurre que te va a regalar un Ipod!
-¡No pa!, la idea es que vos le mandés la plata para que lo compre.
-Decile a tu madre que deje de meterte pelotudeces en la cabeza.
Llegamos. No te dejes el palo de hockey en el baúl.
-Bueno. Chau pa. Hola Ma.

10
-Valentina andá para adentro que tengo que hablar con tu padre.
-¿No decís hola por lo menos?
-Mirá Claudio, no me vengas con pelotudeces que a vos tuve que sacarte las palabras con forceps durante veinte años.
-No hay guita te aviso.
-Mirá vos. Explicale a tu hija cuando sea la única que no fue al campamento de la escuela, porque está en la lista de morosos.
-No me chantajees de nuevo con eso que la que rompió las bolas con mandarla a un colegio privado fuiste vos. Además, ¿que carajos hacés con la plata que te deposito?
-Me estás levantando la voz en la calle.
-Y vos me estás cagando con la guita. ¿Adonde mierda se va? En pilcha seguro...
-Por lo menos en algo que dura más de un uso, no como vos que seguro la tirás en putas.
-Mirá querida, las putas deben ser un inversión mas rendidora que vos, que encima de salir cara no sabés coger.
-Se acabó. Mañana lo voy a ver a Buteler. Cuando te llegue la notificación del embargo de sueldo se te van a acabar la ganas de joderme. Y olvidate de verla a Valentina hasta que pongas un mango.

4
-¿Vos sos el papá de Valentina?
-Si. ¿Y vos sos...?
-Gaby, la mamá de Emilio.
-Claudio, encantado.
A nosotros nos tocó oso panda. ¿Emilio de qué sale?
-De pollito. Yo no sé que tienen en la cabeza las maestras jardineras. Ya fuí a dos casas de disfraces y no lo consigo. Se ve que estamos en temporada alta de trajes de pollo.
-Decile a tu marido que te lleve a Piccola en barrio Maipú. Ahí si no tienen te lo hacen.
-Con el papá de Emilio no convivimos, pero igual gracias por el dato.
-Perdón, pasa que no se me ocurrió que una mujer tan linda pudiera estar sola.

5
-¿De quién es el 046 209601?
-¿Qué carajos hacés con mi celular?
-¿Cuántas veces te dije que no respondas con preguntas?
-¿Cuantas veces te dije que no me rompas las pelotas con tu paranoia de mierda?
-¿De quién mierda es este número?
¡Que se yo! De Gonzalo debe ser.
-Entonces ¿por qué carajos me atendió una mujer que no es la novia de Gonzalo? ¿Y por qué antes de escucharme hablar me dijo “hola lindo”? Sos una mierda, un inútil. Un hijo de puta inútil.
-Bueno, para algo debo servir si por lo menos me la arreglé bastante bien para hacerte cornuda.

7
-¿Así que están yendo a terapia?
-Pse.
-¡Pero es bueno eso!
-Mirá Gonzalo, que a vos te haya dado resultado no quiere decir ni que los psicólogos sean todos buenos, ni que toda la gente que va a terapia tenga ganas de cambiar. Además vos no estás casado con Alicia.
-Bueno, si es por eso, yo no me ando garchando a las madres de los compañeritos de jardín de mi hijo.
-Escuchame pelotudo, ¿no eras mi amigo vos?
-Perdoname Claudio. Tenés razón.
Además no tenés idea. Vos pensas que yo iba por ahí de padrillo cogedor, pero no sabés lo que era ir a la cama con Alicia.
-Pero está buena todavía.
-Si, pero andá a ponersela. Hace dos años que para poder coger tengo que hacer más trámites que para sacar la jubilación. Y si se deja me hace sentir como la mierda. Por lo menos con Gaby me sentía un hombre.

1
-Gonzalito, ¿esa mina quién es?
-¿Cuál?
-La del jean nevado calce profundo.
-Boludazo. Todas tienen jean nevado calce profundo. Ahora falta que me digás la del que tiene un spolverino blanco y corte carré con permanente.
-¡Mirá que puto habías resultado! Ahora sabe de moda Gonzalita.
-Andá a la puta que te parió Claudio, sobre que me traés a esta mierda de fiesta del Jockey me tengo que comer tus gastadas.
-Dale pelotudo, andá a ver si te podés mover alguna de las hippies sucias del Bar del Paseo de las Artes.
-No boludazo, donde se levanta en serio es en el Varsovia.
-Pero está lleno de darks ahí. La minas buenas están acá en Longchamps.
-Si y tambien los clonados de Rugby. Mirá parece que había una promoción de saquitos Legacy celestes y chombas Penguin.
-Gonzalo, ¿quién es la mina que está al lado del parlante?
-¿La que se parece la cantante de Bangles o la que está vestida como Maddona?
-Bangles.
-Es la hermana de Pablito.
-Me quiero cortar la bolas. ¿El pelotudo del Ateneo tiene una hermana así de fuerte?
-Cagaste, si es minita onda el Ateneo seguro que tiene el discursito de que no hay que hacerlo sin casarse. Aunque va a  las Monjas Azules, así que tan difícil no debe ser.
-Yo la saco a bailar igual.

6
-Doctor...
-Licenciado.
-Perdón licenciado, ¿me decía?
-¿Siempre llega usted antes que su señora?
-¿Usted dice llegar como arribar, por ejemplo, “llegué al consultorio” o llegar de acabar?
-Yo le preguntaba por que usted estuvo quince minutos antes en la sala de espera. Ahora si usted saca de entrada el tema de las relaciones sexuales es que es una preocupación importante en la pareja. Por otra parte, ¿Siempre que le hacen una pregunta usted responde con otra pregunta?
-¿A dónde quiere llegar licenciado?
-Claudio, dejá de hacerte el estúpido. ¿Viste que el Doctor dice lo mismo que yo?
-Licenciado señora, y no digo lo mismo que usted. ¿Por qué me busca de referente de autoridad?
-Yo no lo busqué. Estoy acá porque éste hijo de puta me quiere convencer que yo tengo la culpa de que él se revuelque con cualquier trola.
-¿Usted vive la sexualidad como “revolcarse”?
-Ves que sos una reprimida de mierda. Ya te lo dice el doctor.
-Licenciado. Y no le dije nada. Usted dice. Y no vuelva a interrumpirme.
-Vé doctor. Todo el tiempo es asi. No me deja hablar.
-Licenciado, dije. ¿Usted necesita que él la habilite para hablar?
-Claro, ahora resulta que la pobrecita, no puede hablar si no la dejo.
-Señora, señor. La sesión termina acá. Por favor, piensen seriamente para que vinieron a terapia. Si tienen la intención de seguir se comunican con mi secretaria.

11
-Acordate de mandar un mensajito cuando estés llegando. Y cuidate de los cambios de temperatura. Fijate que el aire acondicionado no te de directo en la cara ni en el pecho.
-Dejá de romperle las bolas a la pobre chica. No ves que no escucha con el Ipod puesto.
-Llegaste al final. Valentina estaba segura de que no ibas a venir.
-No jodas Alicia. Saludá que el omnibus está arrancando.
-Chau querida. Cuidate mucho. No hagas nada de lo que tengas que arrepentirte.
- Lo decís por experiencia, ¿no?
-No seas idiota. ¿Vos no tuviste responsabilidad en el embarazo? Porque si es por pasar facturas te recuerdo que yo tuve que dejar la carrera para criar a Valentina pero vos la dejaste de falto de inteligencia nomás.
-Para vender teléfonos a los giles no hace falta título.
-Por lo que nos pasás pareciera que se acabaron los giles o los teléfonos.
-Hablemos de otra cosa: me llamó Buteler.
-¿Y?
-La semana que viene es la ultima audiencia.
-Ay, Claudio, ¿que nos pasó?¿Cómo llegamos a esto?
-Por Diós, ahora viene el show de la lágrima y el moco. Chau Alicia. Tengo que irme a trabajar. Las cuentas no se pagan solas.

12
-Tribunales de Familia. Tucumán 360.
-¿No me podés acercar?. Yo estoy en la oficina, en Trejo y Pueyrredón.
-Escuchame Alicia, ¿después de todas las cosas que dijiste te vas a subir al auto conmigo?
-Dale, haceme el favor. Si vos tenés el auto en la cochera de San Luis y Trejo.
-Bueno. En esa esquina te encuentro.

13
-Estás linda.
-Gracias. No lo hice para vos.
-Siempre tan gentil.
-¿No te trae recuerdos esta cuadra?
-Del trabajo.
-¿Y no te acordás que había antes en el edificio de Movistar?
-Longchamps. Ahí conocí a la hermana de un boludo. Se vestía como la cantante de las Bangles.
-Si. Y te la llevabas al Hotel Trejo. Acabo de pasar por la puerta. Todavía existe.
-¡Qué telo miserable! Y pensar que no te quejabas de la roña ni nada.
-Vos también eras tan amarrete que si te pedía que cruzaramos al Hotel Madrid, me hacías pagar la mitad.
-Bueno, bien podías aportar algo por dos horas de felicidad.
-Vamos, que tampoco eras tan alucinante.
-No jodas que el recepcionista del Madrid me saludaba diciendo “Hola tigre”
-Y eras tan boludo que nunca se te ocurrió que saludaba igual a todo el mundo.
-Bueno, te hago una apuesta, ¿lo buscamos y le preguntamos?
-Si querés llevarme a un telo me lo podrías decir directamente, no? Por media hora más estamos legalmente casados.
-Dale, ¿vamos?
-¿Al Madrid?
-¿No te dijeron que no se contesta  una pregunta con otra?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Erk (cap. 2)

Pero no les he contado como he llegado a ser un investigador privado.
Cuando le expliqué a Rújale cuales eran mis planes estuvo dos semanas sin apenas hablarme. El bodoque que tiene de novio, de vez en cuando hacía algún gesto a espaldas de mi hija tratando de hacerme entender que estaba enojada. Al muchacho no he logrado respetarlo pero hago el intento para no hacer que la relación con Raquel se ponga más tensa.
Pasados diecisiete días de ley de hielo, se sentó a desayunar conmigo.
—Vamos a armar la agencia...
—¡Epa! ¿Y este giro copernicano?— interrumpí.
Raquel extendió su mano hacia adelante indicando que me callara.
—Esperá y dejame hablar. Llevo demasiado tiempo y dinero gastado en psicoterapia como para permitirme una pataleta.
—¿Te molesta hacer una pataleta, o concluir que tiraste la plata yendo a terapia?
—Callate y escuchá.
La expresión dejaba claro que no tenía que interrumpirla más, y mucho menos tratar de hacerme el ingenioso.
—Vos ya estás viejo para andar haciendo pavad…

Erk (Baigorria 2) (Cap. 1)

Un cuerpo. A primera vista uno no llega a darse cuenta de que está delante de un cadáver. No piensa en la muerte y en la descomposición. Lo que era un sistema autónomo, colapsa, se entrega a las leyes de la física y la química, Las membranas estallan, los líquidos se escurren, Otros seres vivos, que están allí adentro aunque tratemos de olvidarlo,  toman el control. Esto no es un asunto que le interese ya al muerto, pero a los vivos sí, y han desarrollado una cantidad de estrategias para disimular la decadencia.
Esto ya lo sabían los antiguos egipcios. Aunque pensamos que muy poco de ellos ha quedado entre nosotros, basta con asomarse a una funeraria para darse cuenta lo equivocados que estamos. La delicada conversación sobre la necesidad de quebrarle las articulaciones a una señora judía, que por error prepararon con las manos cruzadas, o la prudencia de esconder los olores y los fluidos, nos trasladan inmediatamente a la devoción que la humanidad tuvo alguna vez hacia las momias. Ot…

Erk (cap. 4)

Otra vez tenía que salir del barrio. Y otra vez era Gómez el que me había puesto en el camino. Antes de hacer algún movimiento, tenía que preguntarle por el lado B del extraño par de viejos que había pasado por la oficina.
Llamé a la comisaría pero me dijeron que Gómez estaba con carpeta médica. Tuve que contactarlo al celular.
—¿Adonde te metiste negro botón?
—¡Hola Betito! El gusto de escucharte. ¿En qué te puedo ayudar?
—Che, una cosa es que hayamos limado asperezas, y otra muy distinta es ser meloso.
—Bueno, gringo puto, ¿qué mierda querés?
—¿Ves? Ese es el Gómez que me inspira confianza. ¿Qué te anda pasando que estás en tu casa?
—Divertículos y hernia de hiato. Una carajada mirá. Si tengo que seguir comiendo puré de calabaza, voy a agarrar la reglamentaria y salgo a matar verduleros. Pasando a otra cosa, ¿te fueron a ver los viejos?
—Por eso te llamaba justamente...
—Ojo que pueden parecer guita fácil, pero son más peligrosos que el cheto aquel que trompeamos el año pasado en Al…