Ir al contenido principal

Baigorria (4)

Después de una espera de cuarenta minutos, conseguí el pastrón, me hice un sándwich y me senté a comerlo sentado en el cordón de la vereda. No era todo lo que esperaba, pero era algo. Esta sensación mezclada de conformidad e insatisfacción se había hecho bastante común en aspectos de mi vida que abarcaban desde la política al sexo. Desde hacía un tiempo, estaba en la edad en que uno empieza a quedarse con lo posible a pesar de desear algo distinto. Ya no soy joven. Los chicos del tunning, por ejemplo no entenderían esta sensación. Por otra parte, si esto se debe a la vejez, no puedo saberlo porque no me quedan amigos con los que comparar experiencias. Los que alguna vez fueron mis compañeros de la policía o han muerto, o dejaron de tener trato conmigo después de lo que Casipupi llama “el problemita”.
De la misma manera en que uno empieza a disminuir las expectativas, también se achican los enojos. El encuentro con Casipupi, por ejemplo,  fue irritante, pero no de la manera en que lo hubiera sido años atrás. Ya es parte de las molestias previsibles, como el dolor de rodillas o la dificultad para hacer pis. Si trato de evaluar la experiencia de una manera equilibrada, hasta  diría que las ganancias fueron mayores que los costos. Gracias al encuentro, ahora tenía una pista.  No una gran pista, sino la misma que tenían casi todos los habitantes de Barrio Patria: unos chinos manejando el Papamóvil a la madrugada a la altura del Hospital Córdoba. Pero estaba un paso más adelante que Gómez. Aunque el saldo de las obligaciones mutuas todavía se inclinaba a favor de mi excompañero, yo tenía ahora información que podía resolver un caso que preocupaba sus superiores. El momento para sacar ventaja era ese y no otro. Decidí ponerme en contacto lo más rápido que pudiera.
Me sacudí las migas que me habían quedado sobre la ropa, me levanté y me fui caminando a mi casa. Aunque tengo un teléfono celular no me siento cómodo usándolo. Las razones son varias, la más importante es la presbicia. Y luego, la incomodidad que me provoca la gente que habla sola. Será porque de chico me asustaban lo loquitos escapados del Hospital Neuropsiquiátrico, que ahora cuando veo gente que camina gritándole a un aparato me dan ganas de cruzarme de vereda.
La subida hasta barrio Pueyrredón me dejó bastante cansado. Al llegar a casa no había nadie. Sobre la mesa había una nota de Rújale explicando que se había ido al centro para acompañar  al bobo de su novio, que tenía que cambiar un pantalón comprado del talle equivocado. Hay momentos en que me pregunto si teniendo en cuenta la estupidez del muchacho y el gusto de mi hija por el adiestramiento de animales, no sería más fructífero para todos que dejara al novio y se comprara un perro. Por lo menos, un cuzquito podría aprender trucos más útiles que las tonteras que hace este chico.
Con Raquel fuera de la casa podía hablar con Gómez sin interferencias. Busqué la agendita de los números de teléfono, y por el camino me tomé un vaso de agua y un mylanta. El desliz romántico gastronómico del pastrón era un peligro potencial para mi gastritis crónica. Después me acomodé al lado del teléfono y marqué el número del celular de Gómez. Sonó solamente dos veces.
—¿Dónde carajo estabas?
—Hola Gómez. ¿Linda la charla en el Museo?
—La puta que te parió. Me dejaste solo con el bizco pelotudo ese.
—¿El señor director del Museo, decís?
—Directo a las bolas va a ser el patadón que te voy a meter como que te hagas el ingeniosito. Encima después llegó el tarta.
—¿Qué tarta?
—El tartamudo idiota ese, el de “Los amigos del transporte”. Me vino a correr con que tenía contactos muy importantes y que mi carrera estaba en peligro si no resolvía el robo.
—Para el carrerón que hiciste…
—Mirá Baigorria, yo seré un negrito metido a comisario, pero en mi carrera no cagué a nadie. Como otros…
—Siempre me gustaron tus sutilezas Gómez. No te calentés al pedo que tengo una pista.
—Serás pelotudo. Y en vez de decirmelo de entrada me tenés que hacer calentar antes. ¿Qué sabemos?
—Momentito. Primero que nada, andá sacando el plural. Yo se. Y si vos querés saber te aviso que esto no te va a salir gratis.
—Serás hijo de puta. Después de la colección de cagadas que te mandaste en la policía, que pudiste salir renunciando para no embarrar más la cancha; ¿todavía tenés el tupé de pedir?
—Gomez, por favor no uses la palabra “tupé” que pareces una vieja chota. Escuchame, la agencia no deja mucha plata y yo tengo un vicio caro.
—Te vas a morir si le das a las drogas, más a tu edad. Conozco un equipo interdisciplinario muy bueno, de la gente de toxicomanía.
—No negro pelotudo –le dije riéndome— , no me pego con nada. Tengo un Dauphine viejo que estoy restaurando. Necesito algo de plata para los repuestos.
Me pareció que Gómez se reía. Después de una pausa me contestó:
—No te prometo nada pero veo si puedo “distraer” algo de los fondos de la Cooperadora policial de la seccional. Llamame cuando tenga que hacer el allanamiento y estamos hechos.
Gómez cortó. A pesar de todas las cosas que habían pasado entre nosotros, él sabía que nunca fracasé en una investigación. Y yo estaba seguro que, sin importar todos los años que llevaba fuera de la fuerza, tampoco me equivocaría esta vez. Lo que yo no sabía, era la cantidad de inconvenientes y golpes que me encontraría en el camino.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Muertos

  Un muerto es un muerto, o eso creemos. A veces es más. O es menos que eso. Un muerto puede ser una pancarta, o una insignia, una moneda de cambio, o una cifra. Hay muertos de los que nadie se acuerda, y hay otros de los que debemos acordarnos por decreto. Muertos que nadie reclama, tirados en una zanja o en la mesa de una morgue. Y otros que no se van, aunque queramos. Salimos a gritar por nuestros muertos, competimos por ellos, los ponemos en tablas de posiciones, en un torneo de muertos célebres y reivindicables. Nos esforzamos en que la bandera de nuestro muerto sea mejor que la del muerto enemigo. Mientras tanto, poco hacemos por los vivos, que de una manera u otra llegaran a ser muertos para que unos y otros exhiban o denuesten. País perverso es este en que vivimos, esperando la muerte solamente  para tener qué cargarle al oponente.

Un año después (Nocturno nºXV)

 Otra noche fría estoy en casa como el año pasado, pero no porque este año es menos cruel. No me he vuelto más sabio, no. Tampoco más cínico, o prudente pero el tiempo y el dolor enseñan. No es gran cosa, pero es todo: Prestar atención a los que quiero y no distraerme en los imbéciles. Recordar lo bello (una plaza, una playa, en el mar o la sierra, los hombros de Mariana) No necesito más. La confusión y la estridencia, volverán, pero soy más viejo. Estoy preparado.

Habana 87

  Cuando en el verano de 1987, algunos de mis conocidos viajaban a la Florida para sumergirse en el templo de la alegría capitalista que era (y debe seguir siendo) Disneyworld, mis padres me llevaron a conocer Cuba. La Cuba de entonces no era el destino de las empresas españolas de turismo. Todavía existía la URSS, por lo que la isla se dedicaba sobre todo a enviar azúcar a los rusos, y a recibir el turismo del bloque socialista: gente de un color blanco imposible, aún para mí, que desciendo de moldavos y ucranianos. En la Argentina de 1987 irse a Cuba era para los curiosos o los socialistas. Como mi familia pertenecía a este segundo grupo, habíamos contratado un paquete turístico que incluía en partes iguales, destinos de playa, de historia colonial e historia revolucionaria. Íbamos a conocer el caribe, y a la vez, empaparnos del humanismo socialista, supuestamente tan lejano al consumismo desenfrenado de la Florida.  Para llegar, había que subirse a un avión de Aeroflot que condensab