Ir al contenido principal

Baigorria (4)

Después de una espera de cuarenta minutos, conseguí el pastrón, me hice un sándwich y me senté a comerlo sentado en el cordón de la vereda. No era todo lo que esperaba, pero era algo. Esta sensación mezclada de conformidad e insatisfacción se había hecho bastante común en aspectos de mi vida que abarcaban desde la política al sexo. Desde hacía un tiempo, estaba en la edad en que uno empieza a quedarse con lo posible a pesar de desear algo distinto. Ya no soy joven. Los chicos del tunning, por ejemplo no entenderían esta sensación. Por otra parte, si esto se debe a la vejez, no puedo saberlo porque no me quedan amigos con los que comparar experiencias. Los que alguna vez fueron mis compañeros de la policía o han muerto, o dejaron de tener trato conmigo después de lo que Casipupi llama “el problemita”.
De la misma manera en que uno empieza a disminuir las expectativas, también se achican los enojos. El encuentro con Casipupi, por ejemplo,  fue irritante, pero no de la manera en que lo hubiera sido años atrás. Ya es parte de las molestias previsibles, como el dolor de rodillas o la dificultad para hacer pis. Si trato de evaluar la experiencia de una manera equilibrada, hasta  diría que las ganancias fueron mayores que los costos. Gracias al encuentro, ahora tenía una pista.  No una gran pista, sino la misma que tenían casi todos los habitantes de Barrio Patria: unos chinos manejando el Papamóvil a la madrugada a la altura del Hospital Córdoba. Pero estaba un paso más adelante que Gómez. Aunque el saldo de las obligaciones mutuas todavía se inclinaba a favor de mi excompañero, yo tenía ahora información que podía resolver un caso que preocupaba sus superiores. El momento para sacar ventaja era ese y no otro. Decidí ponerme en contacto lo más rápido que pudiera.
Me sacudí las migas que me habían quedado sobre la ropa, me levanté y me fui caminando a mi casa. Aunque tengo un teléfono celular no me siento cómodo usándolo. Las razones son varias, la más importante es la presbicia. Y luego, la incomodidad que me provoca la gente que habla sola. Será porque de chico me asustaban lo loquitos escapados del Hospital Neuropsiquiátrico, que ahora cuando veo gente que camina gritándole a un aparato me dan ganas de cruzarme de vereda.
La subida hasta barrio Pueyrredón me dejó bastante cansado. Al llegar a casa no había nadie. Sobre la mesa había una nota de Rújale explicando que se había ido al centro para acompañar  al bobo de su novio, que tenía que cambiar un pantalón comprado del talle equivocado. Hay momentos en que me pregunto si teniendo en cuenta la estupidez del muchacho y el gusto de mi hija por el adiestramiento de animales, no sería más fructífero para todos que dejara al novio y se comprara un perro. Por lo menos, un cuzquito podría aprender trucos más útiles que las tonteras que hace este chico.
Con Raquel fuera de la casa podía hablar con Gómez sin interferencias. Busqué la agendita de los números de teléfono, y por el camino me tomé un vaso de agua y un mylanta. El desliz romántico gastronómico del pastrón era un peligro potencial para mi gastritis crónica. Después me acomodé al lado del teléfono y marqué el número del celular de Gómez. Sonó solamente dos veces.
—¿Dónde carajo estabas?
—Hola Gómez. ¿Linda la charla en el Museo?
—La puta que te parió. Me dejaste solo con el bizco pelotudo ese.
—¿El señor director del Museo, decís?
—Directo a las bolas va a ser el patadón que te voy a meter como que te hagas el ingeniosito. Encima después llegó el tarta.
—¿Qué tarta?
—El tartamudo idiota ese, el de “Los amigos del transporte”. Me vino a correr con que tenía contactos muy importantes y que mi carrera estaba en peligro si no resolvía el robo.
—Para el carrerón que hiciste…
—Mirá Baigorria, yo seré un negrito metido a comisario, pero en mi carrera no cagué a nadie. Como otros…
—Siempre me gustaron tus sutilezas Gómez. No te calentés al pedo que tengo una pista.
—Serás pelotudo. Y en vez de decirmelo de entrada me tenés que hacer calentar antes. ¿Qué sabemos?
—Momentito. Primero que nada, andá sacando el plural. Yo se. Y si vos querés saber te aviso que esto no te va a salir gratis.
—Serás hijo de puta. Después de la colección de cagadas que te mandaste en la policía, que pudiste salir renunciando para no embarrar más la cancha; ¿todavía tenés el tupé de pedir?
—Gomez, por favor no uses la palabra “tupé” que pareces una vieja chota. Escuchame, la agencia no deja mucha plata y yo tengo un vicio caro.
—Te vas a morir si le das a las drogas, más a tu edad. Conozco un equipo interdisciplinario muy bueno, de la gente de toxicomanía.
—No negro pelotudo –le dije riéndome— , no me pego con nada. Tengo un Dauphine viejo que estoy restaurando. Necesito algo de plata para los repuestos.
Me pareció que Gómez se reía. Después de una pausa me contestó:
—No te prometo nada pero veo si puedo “distraer” algo de los fondos de la Cooperadora policial de la seccional. Llamame cuando tenga que hacer el allanamiento y estamos hechos.
Gómez cortó. A pesar de todas las cosas que habían pasado entre nosotros, él sabía que nunca fracasé en una investigación. Y yo estaba seguro que, sin importar todos los años que llevaba fuera de la fuerza, tampoco me equivocaría esta vez. Lo que yo no sabía, era la cantidad de inconvenientes y golpes que me encontraría en el camino.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Baigorria (20)

No me gusta salir del barrio. Menos de noche. Si accedí a subirme al auto de Gómez y viajar hasta Alta Gracia fue por la necesidad de terminar con todo este asunto. Además, toda la zona de Paravachasca me trae recuerdos de Sara Sandler, de tardes en el río en La Paisanita, de fotos al lado del Hongo (ese mirador extraño en el medio del río) de momentos mejores que estos que les relato. El trayecto fue más rápido de lo que esperaba. El tramo por la autopista no nos llevó más de veinticinco minutos, en los que Gómez apenas me dirigió la palabra. Recién después de cruzar el norte de Alta Gracia y buscar un camino de tierra empezó a darme indicaciones: —Tratá de no hacer cagadas. —Chuy. —No contestés como un pendejo —Re-chuy —Baigorria, sos un pelotudo bárbaro y si me contestás “chuy” de nuevo te meto un balazo y te tiro en una cuneta.

Baigorria (16)

Lo mejor que le puede pasar a uno cuando vuelve a su casa es que no haya nadie en la vereda. Que cada personaje del barrio esté ocupado en lo que le corresponde: el almacenero vendiendo, el mecánico arreglando, los nenes jugando, las viejas barriendo, y los ladrones imaginando como desvalijarte. Cada quién en su lugar. Si en cambio uno ve desde la esquina un grupo, grande o pequeño, no importa, a la altura de su puerta, significa que las cosas están entre mal y muy mal. Las llamadas perdidas de Rújale en el teléfono ya habían sido un aviso de que algo pasaba, pero cuando llegué por Buchardo a la esquina con Antranik, ya se veía, a una cuadra y media de distancia, un cúmulo de gente frente a mi casa. Traté de no perder la calma y seguí caminando a la misma velocidad. Yo se que esto no tiene ningún efecto sobre las cosas, pero tratar de mantener una conducta normal era la estrategia que había desarrollado en mis años de matrimonio con Sara Sandler. Si Sara se agitaba, yo aparecía calmad…

Baigorria (21 - Final)

Las semanas pasaron sin que nada pasara. Después de todo, fuera del entorno del Barrio, poca gente recuerda que existe el Museo de la Industria y que ahí estaba guardado el Papamóvil de la visita de Wojtyla de 1987. En el diario salían noticias de temas que preocupaban más a la gente o a los editores. A los directivos del Museo y a los insoportables de la Asociación de Amigos del Transporte los tranquilizaron con una réplica que la Renault armó a las apuradas en la Planta de Santa Isabel. Y siguiendo con la lista de insoportables y fanáticos, loa pocos militantes visibles de los Legionarios de Cristo no hicieron ningún comentario sobre su vinculación en un incidente que de acuerdo a la prensa nunca había sucedido. Además, como nunca comentaban abiertamente quienes eran sus  miembros, tampoco comentaron nada sobre el accidente del ministro. ¿Qué accidente? Bien, resulta que si alguien se atrevía a preguntarle al ministro por los moretones, contestaba que se había caído por la escalera.