Ir al contenido principal

Baigorria (4)

Después de una espera de cuarenta minutos, conseguí el pastrón, me hice un sándwich y me senté a comerlo sentado en el cordón de la vereda. No era todo lo que esperaba, pero era algo. Esta sensación mezclada de conformidad e insatisfacción se había hecho bastante común en aspectos de mi vida que abarcaban desde la política al sexo. Desde hacía un tiempo, estaba en la edad en que uno empieza a quedarse con lo posible a pesar de desear algo distinto. Ya no soy joven. Los chicos del tunning, por ejemplo no entenderían esta sensación. Por otra parte, si esto se debe a la vejez, no puedo saberlo porque no me quedan amigos con los que comparar experiencias. Los que alguna vez fueron mis compañeros de la policía o han muerto, o dejaron de tener trato conmigo después de lo que Casipupi llama “el problemita”.
De la misma manera en que uno empieza a disminuir las expectativas, también se achican los enojos. El encuentro con Casipupi, por ejemplo,  fue irritante, pero no de la manera en que lo hubiera sido años atrás. Ya es parte de las molestias previsibles, como el dolor de rodillas o la dificultad para hacer pis. Si trato de evaluar la experiencia de una manera equilibrada, hasta  diría que las ganancias fueron mayores que los costos. Gracias al encuentro, ahora tenía una pista.  No una gran pista, sino la misma que tenían casi todos los habitantes de Barrio Patria: unos chinos manejando el Papamóvil a la madrugada a la altura del Hospital Córdoba. Pero estaba un paso más adelante que Gómez. Aunque el saldo de las obligaciones mutuas todavía se inclinaba a favor de mi excompañero, yo tenía ahora información que podía resolver un caso que preocupaba sus superiores. El momento para sacar ventaja era ese y no otro. Decidí ponerme en contacto lo más rápido que pudiera.
Me sacudí las migas que me habían quedado sobre la ropa, me levanté y me fui caminando a mi casa. Aunque tengo un teléfono celular no me siento cómodo usándolo. Las razones son varias, la más importante es la presbicia. Y luego, la incomodidad que me provoca la gente que habla sola. Será porque de chico me asustaban lo loquitos escapados del Hospital Neuropsiquiátrico, que ahora cuando veo gente que camina gritándole a un aparato me dan ganas de cruzarme de vereda.
La subida hasta barrio Pueyrredón me dejó bastante cansado. Al llegar a casa no había nadie. Sobre la mesa había una nota de Rújale explicando que se había ido al centro para acompañar  al bobo de su novio, que tenía que cambiar un pantalón comprado del talle equivocado. Hay momentos en que me pregunto si teniendo en cuenta la estupidez del muchacho y el gusto de mi hija por el adiestramiento de animales, no sería más fructífero para todos que dejara al novio y se comprara un perro. Por lo menos, un cuzquito podría aprender trucos más útiles que las tonteras que hace este chico.
Con Raquel fuera de la casa podía hablar con Gómez sin interferencias. Busqué la agendita de los números de teléfono, y por el camino me tomé un vaso de agua y un mylanta. El desliz romántico gastronómico del pastrón era un peligro potencial para mi gastritis crónica. Después me acomodé al lado del teléfono y marqué el número del celular de Gómez. Sonó solamente dos veces.
—¿Dónde carajo estabas?
—Hola Gómez. ¿Linda la charla en el Museo?
—La puta que te parió. Me dejaste solo con el bizco pelotudo ese.
—¿El señor director del Museo, decís?
—Directo a las bolas va a ser el patadón que te voy a meter como que te hagas el ingeniosito. Encima después llegó el tarta.
—¿Qué tarta?
—El tartamudo idiota ese, el de “Los amigos del transporte”. Me vino a correr con que tenía contactos muy importantes y que mi carrera estaba en peligro si no resolvía el robo.
—Para el carrerón que hiciste…
—Mirá Baigorria, yo seré un negrito metido a comisario, pero en mi carrera no cagué a nadie. Como otros…
—Siempre me gustaron tus sutilezas Gómez. No te calentés al pedo que tengo una pista.
—Serás pelotudo. Y en vez de decirmelo de entrada me tenés que hacer calentar antes. ¿Qué sabemos?
—Momentito. Primero que nada, andá sacando el plural. Yo se. Y si vos querés saber te aviso que esto no te va a salir gratis.
—Serás hijo de puta. Después de la colección de cagadas que te mandaste en la policía, que pudiste salir renunciando para no embarrar más la cancha; ¿todavía tenés el tupé de pedir?
—Gomez, por favor no uses la palabra “tupé” que pareces una vieja chota. Escuchame, la agencia no deja mucha plata y yo tengo un vicio caro.
—Te vas a morir si le das a las drogas, más a tu edad. Conozco un equipo interdisciplinario muy bueno, de la gente de toxicomanía.
—No negro pelotudo –le dije riéndome— , no me pego con nada. Tengo un Dauphine viejo que estoy restaurando. Necesito algo de plata para los repuestos.
Me pareció que Gómez se reía. Después de una pausa me contestó:
—No te prometo nada pero veo si puedo “distraer” algo de los fondos de la Cooperadora policial de la seccional. Llamame cuando tenga que hacer el allanamiento y estamos hechos.
Gómez cortó. A pesar de todas las cosas que habían pasado entre nosotros, él sabía que nunca fracasé en una investigación. Y yo estaba seguro que, sin importar todos los años que llevaba fuera de la fuerza, tampoco me equivocaría esta vez. Lo que yo no sabía, era la cantidad de inconvenientes y golpes que me encontraría en el camino.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Erk (cap. 2)

Pero no les he contado como he llegado a ser un investigador privado.
Cuando le expliqué a Rújale cuales eran mis planes estuvo dos semanas sin apenas hablarme. El bodoque que tiene de novio, de vez en cuando hacía algún gesto a espaldas de mi hija tratando de hacerme entender que estaba enojada. Al muchacho no he logrado respetarlo pero hago el intento para no hacer que la relación con Raquel se ponga más tensa.
Pasados diecisiete días de ley de hielo, se sentó a desayunar conmigo.
—Vamos a armar la agencia...
—¡Epa! ¿Y este giro copernicano?— interrumpí.
Raquel extendió su mano hacia adelante indicando que me callara.
—Esperá y dejame hablar. Llevo demasiado tiempo y dinero gastado en psicoterapia como para permitirme una pataleta.
—¿Te molesta hacer una pataleta, o concluir que tiraste la plata yendo a terapia?
—Callate y escuchá.
La expresión dejaba claro que no tenía que interrumpirla más, y mucho menos tratar de hacerme el ingenioso.
—Vos ya estás viejo para andar haciendo pavad…

Erk (Baigorria 2) (Cap. 1)

Un cuerpo. A primera vista uno no llega a darse cuenta de que está delante de un cadáver. No piensa en la muerte y en la descomposición. Lo que era un sistema autónomo, colapsa, se entrega a las leyes de la física y la química, Las membranas estallan, los líquidos se escurren, Otros seres vivos, que están allí adentro aunque tratemos de olvidarlo,  toman el control. Esto no es un asunto que le interese ya al muerto, pero a los vivos sí, y han desarrollado una cantidad de estrategias para disimular la decadencia.
Esto ya lo sabían los antiguos egipcios. Aunque pensamos que muy poco de ellos ha quedado entre nosotros, basta con asomarse a una funeraria para darse cuenta lo equivocados que estamos. La delicada conversación sobre la necesidad de quebrarle las articulaciones a una señora judía, que por error prepararon con las manos cruzadas, o la prudencia de esconder los olores y los fluidos, nos trasladan inmediatamente a la devoción que la humanidad tuvo alguna vez hacia las momias. Ot…

Erk (cap. 4)

Otra vez tenía que salir del barrio. Y otra vez era Gómez el que me había puesto en el camino. Antes de hacer algún movimiento, tenía que preguntarle por el lado B del extraño par de viejos que había pasado por la oficina.
Llamé a la comisaría pero me dijeron que Gómez estaba con carpeta médica. Tuve que contactarlo al celular.
—¿Adonde te metiste negro botón?
—¡Hola Betito! El gusto de escucharte. ¿En qué te puedo ayudar?
—Che, una cosa es que hayamos limado asperezas, y otra muy distinta es ser meloso.
—Bueno, gringo puto, ¿qué mierda querés?
—¿Ves? Ese es el Gómez que me inspira confianza. ¿Qué te anda pasando que estás en tu casa?
—Divertículos y hernia de hiato. Una carajada mirá. Si tengo que seguir comiendo puré de calabaza, voy a agarrar la reglamentaria y salgo a matar verduleros. Pasando a otra cosa, ¿te fueron a ver los viejos?
—Por eso te llamaba justamente...
—Ojo que pueden parecer guita fácil, pero son más peligrosos que el cheto aquel que trompeamos el año pasado en Al…