Ir al contenido principal

La novia del guerrero (8)

Tito, Raquel y Liliana no llegaban a decidir si soportaban mejor el frío parados o sentados.

—El cemento de la tribuna me enfría el culo— berreaba Tito mientras daba saltitos.

—Si, pero parada me lleva el viento— contestó Raquel  acurrucada.

Liliana, agazapada detrás de un árbol opinó:

—Cuando sea presidente voy  a prohibir los torneos por insalubres.

—¿Y a vos quién te dijo que podés llegar a presidente?— contestó Raquel mientras jugaba con el encendedor de Tito.

—La “Pito Gordo”. ¿O acaso no la oyen cuando nos caga a pedos y dice eso de “espero más de los alumnos del colegio donde se forma la futura elit dirigente”

—Élite— corrigió Tito.

—¿Qué?

—Se dice élite, no elit.

—Andá a la mierda.

Tito estaba a punto de contestarle a Liliana cuando desde la cancha, un tremendo pelotazo le acertó en el medio del pecho. Raquel y Liliana quedaron tan azoradas que no atinaron a hacer nada. Mientras miraban a Tito desparramado en la tribuna, la voz de Koster las sacó del asombro:

—Che Rengo, a la pelota la frenó tu amigo el manfloro. Andá pedísela.

Raquel levantó apenas la comisura de los labios. A pesar de todo encontraba la situación graciosa. Liliana, en cambio, reaccionó como lo hacía ante cada intervención de Koster:

—Ahí tenés a la basura machista derrumbando gente sensible a pelotazos —decía airadamente— Si yo tengo razón. A este juego hay que prohibirlo.

—¿Prohibir qué?

A Liliana se le aflojaron las piernas. No había notado que el Renguito se había acercado a buscar la pelota. No alcanzó a contestarle porque el muchacho pasó directo a donde estaba el caído.

—¡Dale Tito! Dejá de hacerte el flojo que no pasa nada. Permiso, me llevo la pelota que a este partido hay que seguirlo “hasta la victoria siempre”— dijo saltando por encima de Tito. Agarró el fútbol y volvió corriendo a la cancha. Unos metros antes de llegar a la línea blanca, se dio vuelta para mirar. A Liliana le pareció que le guiñaba el ojo.

Se quedó embobada mirándolo correr por la cancha hasta que notó que Tito estaba parado a su lado. Tenía la cara roja de ira, y Liliana no pudo contener una risotada ante el aspecto de su amigo.

—¿De qué te reís? ¡Estúpida!

Al decir la última palabra, Tito estiró mucho la “u” y la voz le salió aflautada. Raquel, para no agravar la situación, se fue caminando por el borde de la tribuna. Liliana en cambio, se consideró ofendida:

—Perdón, ¿Qué me dijiste?

—”Estúpida”, nena. Menos mal que vos pensás salvar el mundo porque perteneces a la elit ilustrada.

—¿Quién te crees que sos para burlarte de mí?

—No querida, ¿quién te crees vos para que nadie pueda decirte nada? Al final tiene razón Cacho. Sos una creída.

Liliana se quedó pensando que decir hasta que soltó la contestación:

—Bueno, y en tu caso tiene razón Koster.

Apenas terminó de hablar se dio cuenta de que había metido la pata. Mientras intentaba buscar como enmendarse, Tito ya le había dado la espalda y empezado a caminar. Mientras se alejaba de la cancha, lloraba bajito y repetía una y otra vez la misma frase:

—¡Hija de mil putas! ¿Quién sos vos para tratarme de marica?

Etiquetas de Technorati:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Muertos

  Un muerto es un muerto, o eso creemos. A veces es más. O es menos que eso. Un muerto puede ser una pancarta, o una insignia, una moneda de cambio, o una cifra. Hay muertos de los que nadie se acuerda, y hay otros de los que debemos acordarnos por decreto. Muertos que nadie reclama, tirados en una zanja o en la mesa de una morgue. Y otros que no se van, aunque queramos. Salimos a gritar por nuestros muertos, competimos por ellos, los ponemos en tablas de posiciones, en un torneo de muertos célebres y reivindicables. Nos esforzamos en que la bandera de nuestro muerto sea mejor que la del muerto enemigo. Mientras tanto, poco hacemos por los vivos, que de una manera u otra llegaran a ser muertos para que unos y otros exhiban o denuesten. País perverso es este en que vivimos, esperando la muerte solamente  para tener qué cargarle al oponente.

Un año después (Nocturno nºXV)

 Otra noche fría estoy en casa como el año pasado, pero no porque este año es menos cruel. No me he vuelto más sabio, no. Tampoco más cínico, o prudente pero el tiempo y el dolor enseñan. No es gran cosa, pero es todo: Prestar atención a los que quiero y no distraerme en los imbéciles. Recordar lo bello (una plaza, una playa, en el mar o la sierra, los hombros de Mariana) No necesito más. La confusión y la estridencia, volverán, pero soy más viejo. Estoy preparado.

Habana 87

  Cuando en el verano de 1987, algunos de mis conocidos viajaban a la Florida para sumergirse en el templo de la alegría capitalista que era (y debe seguir siendo) Disneyworld, mis padres me llevaron a conocer Cuba. La Cuba de entonces no era el destino de las empresas españolas de turismo. Todavía existía la URSS, por lo que la isla se dedicaba sobre todo a enviar azúcar a los rusos, y a recibir el turismo del bloque socialista: gente de un color blanco imposible, aún para mí, que desciendo de moldavos y ucranianos. En la Argentina de 1987 irse a Cuba era para los curiosos o los socialistas. Como mi familia pertenecía a este segundo grupo, habíamos contratado un paquete turístico que incluía en partes iguales, destinos de playa, de historia colonial e historia revolucionaria. Íbamos a conocer el caribe, y a la vez, empaparnos del humanismo socialista, supuestamente tan lejano al consumismo desenfrenado de la Florida.  Para llegar, había que subirse a un avión de Aeroflot que condensab