Ir al contenido principal

La novia del guerrero (8)

Tito, Raquel y Liliana no llegaban a decidir si soportaban mejor el frío parados o sentados.

—El cemento de la tribuna me enfría el culo— berreaba Tito mientras daba saltitos.

—Si, pero parada me lleva el viento— contestó Raquel  acurrucada.

Liliana, agazapada detrás de un árbol opinó:

—Cuando sea presidente voy  a prohibir los torneos por insalubres.

—¿Y a vos quién te dijo que podés llegar a presidente?— contestó Raquel mientras jugaba con el encendedor de Tito.

—La “Pito Gordo”. ¿O acaso no la oyen cuando nos caga a pedos y dice eso de “espero más de los alumnos del colegio donde se forma la futura elit dirigente”

—Élite— corrigió Tito.

—¿Qué?

—Se dice élite, no elit.

—Andá a la mierda.

Tito estaba a punto de contestarle a Liliana cuando desde la cancha, un tremendo pelotazo le acertó en el medio del pecho. Raquel y Liliana quedaron tan azoradas que no atinaron a hacer nada. Mientras miraban a Tito desparramado en la tribuna, la voz de Koster las sacó del asombro:

—Che Rengo, a la pelota la frenó tu amigo el manfloro. Andá pedísela.

Raquel levantó apenas la comisura de los labios. A pesar de todo encontraba la situación graciosa. Liliana, en cambio, reaccionó como lo hacía ante cada intervención de Koster:

—Ahí tenés a la basura machista derrumbando gente sensible a pelotazos —decía airadamente— Si yo tengo razón. A este juego hay que prohibirlo.

—¿Prohibir qué?

A Liliana se le aflojaron las piernas. No había notado que el Renguito se había acercado a buscar la pelota. No alcanzó a contestarle porque el muchacho pasó directo a donde estaba el caído.

—¡Dale Tito! Dejá de hacerte el flojo que no pasa nada. Permiso, me llevo la pelota que a este partido hay que seguirlo “hasta la victoria siempre”— dijo saltando por encima de Tito. Agarró el fútbol y volvió corriendo a la cancha. Unos metros antes de llegar a la línea blanca, se dio vuelta para mirar. A Liliana le pareció que le guiñaba el ojo.

Se quedó embobada mirándolo correr por la cancha hasta que notó que Tito estaba parado a su lado. Tenía la cara roja de ira, y Liliana no pudo contener una risotada ante el aspecto de su amigo.

—¿De qué te reís? ¡Estúpida!

Al decir la última palabra, Tito estiró mucho la “u” y la voz le salió aflautada. Raquel, para no agravar la situación, se fue caminando por el borde de la tribuna. Liliana en cambio, se consideró ofendida:

—Perdón, ¿Qué me dijiste?

—”Estúpida”, nena. Menos mal que vos pensás salvar el mundo porque perteneces a la elit ilustrada.

—¿Quién te crees que sos para burlarte de mí?

—No querida, ¿quién te crees vos para que nadie pueda decirte nada? Al final tiene razón Cacho. Sos una creída.

Liliana se quedó pensando que decir hasta que soltó la contestación:

—Bueno, y en tu caso tiene razón Koster.

Apenas terminó de hablar se dio cuenta de que había metido la pata. Mientras intentaba buscar como enmendarse, Tito ya le había dado la espalda y empezado a caminar. Mientras se alejaba de la cancha, lloraba bajito y repetía una y otra vez la misma frase:

—¡Hija de mil putas! ¿Quién sos vos para tratarme de marica?

Etiquetas de Technorati:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baigorria (20)

No me gusta salir del barrio. Menos de noche. Si accedí a subirme al auto de Gómez y viajar hasta Alta Gracia fue por la necesidad de terminar con todo este asunto. Además, toda la zona de Paravachasca me trae recuerdos de Sara Sandler, de tardes en el río en La Paisanita, de fotos al lado del Hongo (ese mirador extraño en el medio del río) de momentos mejores que estos que les relato. El trayecto fue más rápido de lo que esperaba. El tramo por la autopista no nos llevó más de veinticinco minutos, en los que Gómez apenas me dirigió la palabra. Recién después de cruzar el norte de Alta Gracia y buscar un camino de tierra empezó a darme indicaciones: —Tratá de no hacer cagadas. —Chuy. —No contestés como un pendejo —Re-chuy —Baigorria, sos un pelotudo bárbaro y si me contestás “chuy” de nuevo te meto un balazo y te tiro en una cuneta.

Baigorria (16)

Lo mejor que le puede pasar a uno cuando vuelve a su casa es que no haya nadie en la vereda. Que cada personaje del barrio esté ocupado en lo que le corresponde: el almacenero vendiendo, el mecánico arreglando, los nenes jugando, las viejas barriendo, y los ladrones imaginando como desvalijarte. Cada quién en su lugar. Si en cambio uno ve desde la esquina un grupo, grande o pequeño, no importa, a la altura de su puerta, significa que las cosas están entre mal y muy mal. Las llamadas perdidas de Rújale en el teléfono ya habían sido un aviso de que algo pasaba, pero cuando llegué por Buchardo a la esquina con Antranik, ya se veía, a una cuadra y media de distancia, un cúmulo de gente frente a mi casa. Traté de no perder la calma y seguí caminando a la misma velocidad. Yo se que esto no tiene ningún efecto sobre las cosas, pero tratar de mantener una conducta normal era la estrategia que había desarrollado en mis años de matrimonio con Sara Sandler. Si Sara se agitaba, yo aparecía calmad…

Baigorria (21 - Final)

Las semanas pasaron sin que nada pasara. Después de todo, fuera del entorno del Barrio, poca gente recuerda que existe el Museo de la Industria y que ahí estaba guardado el Papamóvil de la visita de Wojtyla de 1987. En el diario salían noticias de temas que preocupaban más a la gente o a los editores. A los directivos del Museo y a los insoportables de la Asociación de Amigos del Transporte los tranquilizaron con una réplica que la Renault armó a las apuradas en la Planta de Santa Isabel. Y siguiendo con la lista de insoportables y fanáticos, loa pocos militantes visibles de los Legionarios de Cristo no hicieron ningún comentario sobre su vinculación en un incidente que de acuerdo a la prensa nunca había sucedido. Además, como nunca comentaban abiertamente quienes eran sus  miembros, tampoco comentaron nada sobre el accidente del ministro. ¿Qué accidente? Bien, resulta que si alguien se atrevía a preguntarle al ministro por los moretones, contestaba que se había caído por la escalera.