Ir al contenido principal

La novia del guerrero (6)

Desde la semana anterior a su cumpleaños, Liliana había empezado a tener indicios de lo que le preparaban: algunas conversaciones entrecortadas entre sus padres,  las repetidas advertencias de que evitara entrar al garage (por una supuesta falla eléctrica peligrosísima) y sobre todo, por la boleta de "Vértice Musical" que alcanzó a atisbar, asomando del portafolio de su padre.
Con toda esa información supuso que le habían comprado un tocadiscos portátil, y así lo comentó con sus amigos en la escuela. Cuando llegó el día indicado, la despertó un ruido de madera chocando, y el extenso rosario de insultos que desgranaba su papá. Se quedó un momento más en la cama afinando el oído para escuchar como movían muebles. El corazón le saltó en el pecho. ¿Era posible? No se animaba siquiera a decirse a ella misma lo que suponía. Se bajó de la cama y buscó las pantuflas, porque sabía que, aunque fuera su cumpleaños, su madre iba a recibirla a los gritos si iba a desayunar descalza. Salió del dormitorio tratando de parecer tranquila.
Lo primero que vio en el living fue a su padre sentado sobre el respaldo del sillón, con una pierna cruzada sobre la otra, agarrándose el pie con las dos manos. Por detrás una confusión de muebles cambiados de lugar, y justo en el medio del ambiente, un combinado nuevo color nogal.
Liliana quedó estupefacta. Sintió que le latían los oídos. Sin moverse del lugar empezó a dar saltos y a aplaudir. Así estaba cunado escuchó a su madres detrás suyo:
—Felicidades "corazón".
Se dio vuelta y la abrazó. Después fue a hacer lo mismo con su padre que todavía se quejaba del pie golpeado. Para terminar, fue a abrazarse también con el aparato.
—Bueno querida, tenés toda la tarde para jugar con el chiche nuevo; ahora, desayunar y a la escuela.
La voz de su madre hizo que se pusiera rápidamente de pie. Camino a la cocina le dio un beso a su papá que a su vez le acarició el pelo.
Aunque en el desayuno le sirvieron lo mismo de todas las mañanas, Liliana lo degustó como si fuera un banquete enorme. Cuando terminó, en vez de caminar,  su padre la acercó en el auto a la escuela.
La mañana fue normal. Demasiado normal, así que Liliana dedujo que sus amigos estaban confabulados para darle una sorpresa a la tarde. Trató de que no se notara su sospecha y siguió con la rutina del día: matemática, historia, inglés y biología.
Ya de vuelta a su casa almorzó y trató de dormir una siesta. Como a las cuatro de la tarde, su madre le pidió que fuera a llevarle un género a la modista, que vivía a unas quince cuadras. Liliana calculó que el único motivo del mandado era darle tiempo a sus amigos para llegar a la casa. Regresó pasadas las cinco. Media cuadra antes de su puerta se detuvo para tranquilizarse. No quería que se notara que ella sabía. Vigiló estar lo más compuesta posible y caminó el último tramo muy lentamente. Antes de entrar, respiró, se acomodó el pelo, contó hasta tres y abrió la puerta.
—¡Sorpresa!
Liliana se llevó las manos a la cara. Le preocupaba que el gesto se viera lo más natural posible. Los invitados se creyeron la actuación o no les importaba si de verdad se sorprendía.  porque al instante estaban abrazándola y felicitándola. Raquel, la Susy, Tito, Cacho y Moncho, además de sus primas Elenita y Carmen. Pasaron el resto de la tarde escuchando discos. Algunos los habían traído los invitados y otros los habían prestado los vecinos. Cerca de las siete y media, dejaron el combinado en paz y Cacho empezó a tocar la guitarra y a cantar.
A las ocho, cuando las primas ya se habían ido, llegó el Renguito. La raya del pelo perfecta, el largo justo de las patillas. Tenía un aspecto entre serio y concentrado, y traía una bolsa de papel madera bajo el brazo. Se acercó a Liliana y le dio un beso en la mejilla. No separó la cara y le dijo al oído:
—Perdón si llego a esta hora. Tenía una reunión muy importante.
Después fue a saludar al resto de sus compañeros. Liliana se preguntó que clase de reunión sería lo suficientemente importante como para perderse un cumpleaños, pero sabía que el Renguito jamás inventaba una excusa. Estaba en esos devaneos cuando el Renguito volvió con la bolsa agarrada con las dos manos.
—Me olvidaba, para que tengas algo lindo para escuchar. Feliz cumple.
Liliana recibió el sobre de papel que decía "Discoteca Olocco". De adentro sacó un Long Play. En la tapa se veía la foto de un cantante de perfil. Arriba en letra imprenta se leía: "Roque Narvaja. Octubre (mes de cambios)".


Podés escuchar el disco acá

Comentarios

  1. Y viene con la cortina musical incluida! Otra que empezar el día con el noticiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando consiga meter un transmisor de olores les voy a meter toneladas de Ambré de Watteau, Loción 7 brujas, colonia Gelatti y Crandall

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Muertos

  Un muerto es un muerto, o eso creemos. A veces es más. O es menos que eso. Un muerto puede ser una pancarta, o una insignia, una moneda de cambio, o una cifra. Hay muertos de los que nadie se acuerda, y hay otros de los que debemos acordarnos por decreto. Muertos que nadie reclama, tirados en una zanja o en la mesa de una morgue. Y otros que no se van, aunque queramos. Salimos a gritar por nuestros muertos, competimos por ellos, los ponemos en tablas de posiciones, en un torneo de muertos célebres y reivindicables. Nos esforzamos en que la bandera de nuestro muerto sea mejor que la del muerto enemigo. Mientras tanto, poco hacemos por los vivos, que de una manera u otra llegaran a ser muertos para que unos y otros exhiban o denuesten. País perverso es este en que vivimos, esperando la muerte solamente  para tener qué cargarle al oponente.

Un año después (Nocturno nºXV)

 Otra noche fría estoy en casa como el año pasado, pero no porque este año es menos cruel. No me he vuelto más sabio, no. Tampoco más cínico, o prudente pero el tiempo y el dolor enseñan. No es gran cosa, pero es todo: Prestar atención a los que quiero y no distraerme en los imbéciles. Recordar lo bello (una plaza, una playa, en el mar o la sierra, los hombros de Mariana) No necesito más. La confusión y la estridencia, volverán, pero soy más viejo. Estoy preparado.

Habana 87

  Cuando en el verano de 1987, algunos de mis conocidos viajaban a la Florida para sumergirse en el templo de la alegría capitalista que era (y debe seguir siendo) Disneyworld, mis padres me llevaron a conocer Cuba. La Cuba de entonces no era el destino de las empresas españolas de turismo. Todavía existía la URSS, por lo que la isla se dedicaba sobre todo a enviar azúcar a los rusos, y a recibir el turismo del bloque socialista: gente de un color blanco imposible, aún para mí, que desciendo de moldavos y ucranianos. En la Argentina de 1987 irse a Cuba era para los curiosos o los socialistas. Como mi familia pertenecía a este segundo grupo, habíamos contratado un paquete turístico que incluía en partes iguales, destinos de playa, de historia colonial e historia revolucionaria. Íbamos a conocer el caribe, y a la vez, empaparnos del humanismo socialista, supuestamente tan lejano al consumismo desenfrenado de la Florida.  Para llegar, había que subirse a un avión de Aeroflot que condensab