Ir al contenido principal

La novia del guerrero (7)

—Por fin te encuentro nena, ¿nunca atendés el teléfono?
—Perdón, ¿quién habla?
—No te hagás la bobita, Nerea Liliana, que me conocés de hace casi cuarenta años. Sara Raquel Sterenfeld Malamud, felizmente divorciada de Hirschfield al habla.
—¡Ah! Hola Raquel, ¿Cómo andás?
—Esplendida, querida, como siempre. Que ya lo dijo Hamlet, si los viejos pudiéramos caminar hacia atrás como los cangrejos seríamos cada vez más jóvenes.
—Mirá vos.
—¡Ah bueno! ¡Que bien que le sientan a tu humor las tardecitas cordobesas!
—Raquel, no todas tenemos tanto tiempo libre como vos.
—Claro, mi imagino que entre removerte las cutículas y clasificar las pelusas del pupo tenés para toda la tarde.
—¿Qué querés Raquel?
—¡Pero qué humor de mierda que tenés! Al final no se para que me esfuerzo. Mejor le decimos a la periodista que no te pudimos ubicar.
—Pará, ¿de qué estás hablando?
—Nena, te dejé el mensaje. Y no me vengas con la historia de la otra vez de que se le había acabado la cinta al contestador, porque el otro día me mostraste que era digital.
—Tenés razón. Escuché el mensaje pero por arrebatada lo borré ahí nomás. Decías que lo viste a Cacho.
—¡Ay! ¡Precioso está Cachito! Igualito a don Bernardo, el padre. ¿Vos te acordás de don Bernardo?
—No Raquel. El viejo era amigo de tu familia. No se si lo vi alguna vez.
—Bueno, no importa. Divino Cachito, y la mujer nueva hermosa también. Ya llevan juntos como diez años así que tan nueva no es, pero a la Argentina es la primera vez que la trae, porque cuando fue el casamiento, fue doña Jaie la que viajó para allá. Y eso que a doña Jaie no le cerraba para nada que Cachito se casara con una goy, además de inglesa. Porque vos te acordarás que después de lo de Malvinas a doña Jaie le quedó un odio tremendo a los ingleses.
—Ajá.
—Pero bueno, se ve que entre que doña Jaie está en las penúltimas y la mujer de Cacho resultó buena piba… ¡Qué se yo! ¿Estás ahí todavía?
—Si.
—Como no te escuchaba pensé que habías cortado. La cuestión es que Cachito me llamó para que fuera a conocer a Claire… ¿Te dije que se llama Claire la mujer?
— Me estoy enterando.
—…y hablando de cosas viejas, contándole a Claire desde hace cuanto que nos conocemos, me dice que de hace algún tiempo tiene contacto fluido con Tito.
—Ah.
—Che, ¿no me vas a decir que seguís enojada con Tito?
—¿Por qué estaría enojada?
—Por favor Liliana, por esa cosa que nunca explicaron, a la que vos llamás “lo que pasó en Buzios”.
——Eso… No es relevante en mi vida. A lo mejor él esta enojado.
—Por qué no hacemos así: me avisás cuando se te pase la pelotudez y ahí te cuento. Al final tanto que jodés con que hay que conservar la memoria del Renguito…
—¿Qué tiene que ver el Renguito?
—Ah, picaste. Ahora que se te pasó el enojo, ¿la conocés a Irina Monti?
—Me suena, ¿no escribe en el suplemento de cultura del diario?
—Exactamente. Bueno, resulta que Irina es profesora adjunta de la cátedra de Tito.
¿Y donde enseña Tito?
—Dejá de hacerte la boluda que sabés bien que está en la Facultad de Lenguas.
—No me acordaba…¿Y cómo le va?
—Bien, gracias. ¿Te interesa o no?
—Si me interesa. Pasa que vos sos incapaz de hablar de a un tema por vez.
—Perdoname querida, me olvidaba que vos no hablás en judío.
—¿Qué tiene que ver el Rengo con todo esto?
—¡Che pero qué carácter! Parece que Irina Monti gano no se que premio o beca para hacer un libro; y no se como fue que Tito le contó una historia de una noche que pasó en un Ami 8, buscando un lugar donde le dieran auxilio a la familia  del Rengo.
—…
—¿Estás bien?
—Si. Seguí.
—Bueno, Monti tuvo la idea de hacer un libro sobre los desaparecidos adolescentes en Córdoba, a lo Truman Capote, “non-fiction”.
—No me expliques que ya se quien fue Capote.
—Bueno, esta última pataleta hago como que no te la escuché. ¿En qué estaba? ¡Ah si! Monti empezó con unas conversaciones con Tito para armar el marco del relato. Después quiso hablar con la mamá y el hermano del Rengo, pero dijeron que no. Así que con la ayuda de Tito, fue buscando a los compañeros. A Cacho lo ubicó para que le contara del equipo de fútbol, y ahí Cachito le dijo que por qué no hablaba con nosotras.
—Perdoname, ¿quiénes son “nosotras”?
—La Susy, vos y yo. ¿Quién más?
—Ni vos ni la Susy saben nada del Renguito.
—Ma’ si, te corto. Llamame cuando se te pase el ataque de conchudez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Erk (cap. 2)

Pero no les he contado como he llegado a ser un investigador privado.
Cuando le expliqué a Rújale cuales eran mis planes estuvo dos semanas sin apenas hablarme. El bodoque que tiene de novio, de vez en cuando hacía algún gesto a espaldas de mi hija tratando de hacerme entender que estaba enojada. Al muchacho no he logrado respetarlo pero hago el intento para no hacer que la relación con Raquel se ponga más tensa.
Pasados diecisiete días de ley de hielo, se sentó a desayunar conmigo.
—Vamos a armar la agencia...
—¡Epa! ¿Y este giro copernicano?— interrumpí.
Raquel extendió su mano hacia adelante indicando que me callara.
—Esperá y dejame hablar. Llevo demasiado tiempo y dinero gastado en psicoterapia como para permitirme una pataleta.
—¿Te molesta hacer una pataleta, o concluir que tiraste la plata yendo a terapia?
—Callate y escuchá.
La expresión dejaba claro que no tenía que interrumpirla más, y mucho menos tratar de hacerme el ingenioso.
—Vos ya estás viejo para andar haciendo pavad…

Erk (Baigorria 2) (Cap. 1)

Un cuerpo. A primera vista uno no llega a darse cuenta de que está delante de un cadáver. No piensa en la muerte y en la descomposición. Lo que era un sistema autónomo, colapsa, se entrega a las leyes de la física y la química, Las membranas estallan, los líquidos se escurren, Otros seres vivos, que están allí adentro aunque tratemos de olvidarlo,  toman el control. Esto no es un asunto que le interese ya al muerto, pero a los vivos sí, y han desarrollado una cantidad de estrategias para disimular la decadencia.
Esto ya lo sabían los antiguos egipcios. Aunque pensamos que muy poco de ellos ha quedado entre nosotros, basta con asomarse a una funeraria para darse cuenta lo equivocados que estamos. La delicada conversación sobre la necesidad de quebrarle las articulaciones a una señora judía, que por error prepararon con las manos cruzadas, o la prudencia de esconder los olores y los fluidos, nos trasladan inmediatamente a la devoción que la humanidad tuvo alguna vez hacia las momias. Ot…

Erk (cap. 4)

Otra vez tenía que salir del barrio. Y otra vez era Gómez el que me había puesto en el camino. Antes de hacer algún movimiento, tenía que preguntarle por el lado B del extraño par de viejos que había pasado por la oficina.
Llamé a la comisaría pero me dijeron que Gómez estaba con carpeta médica. Tuve que contactarlo al celular.
—¿Adonde te metiste negro botón?
—¡Hola Betito! El gusto de escucharte. ¿En qué te puedo ayudar?
—Che, una cosa es que hayamos limado asperezas, y otra muy distinta es ser meloso.
—Bueno, gringo puto, ¿qué mierda querés?
—¿Ves? Ese es el Gómez que me inspira confianza. ¿Qué te anda pasando que estás en tu casa?
—Divertículos y hernia de hiato. Una carajada mirá. Si tengo que seguir comiendo puré de calabaza, voy a agarrar la reglamentaria y salgo a matar verduleros. Pasando a otra cosa, ¿te fueron a ver los viejos?
—Por eso te llamaba justamente...
—Ojo que pueden parecer guita fácil, pero son más peligrosos que el cheto aquel que trompeamos el año pasado en Al…