Ir al contenido principal

La novia del guerrero (7)

—Por fin te encuentro nena, ¿nunca atendés el teléfono?
—Perdón, ¿quién habla?
—No te hagás la bobita, Nerea Liliana, que me conocés de hace casi cuarenta años. Sara Raquel Sterenfeld Malamud, felizmente divorciada de Hirschfield al habla.
—¡Ah! Hola Raquel, ¿Cómo andás?
—Esplendida, querida, como siempre. Que ya lo dijo Hamlet, si los viejos pudiéramos caminar hacia atrás como los cangrejos seríamos cada vez más jóvenes.
—Mirá vos.
—¡Ah bueno! ¡Que bien que le sientan a tu humor las tardecitas cordobesas!
—Raquel, no todas tenemos tanto tiempo libre como vos.
—Claro, mi imagino que entre removerte las cutículas y clasificar las pelusas del pupo tenés para toda la tarde.
—¿Qué querés Raquel?
—¡Pero qué humor de mierda que tenés! Al final no se para que me esfuerzo. Mejor le decimos a la periodista que no te pudimos ubicar.
—Pará, ¿de qué estás hablando?
—Nena, te dejé el mensaje. Y no me vengas con la historia de la otra vez de que se le había acabado la cinta al contestador, porque el otro día me mostraste que era digital.
—Tenés razón. Escuché el mensaje pero por arrebatada lo borré ahí nomás. Decías que lo viste a Cacho.
—¡Ay! ¡Precioso está Cachito! Igualito a don Bernardo, el padre. ¿Vos te acordás de don Bernardo?
—No Raquel. El viejo era amigo de tu familia. No se si lo vi alguna vez.
—Bueno, no importa. Divino Cachito, y la mujer nueva hermosa también. Ya llevan juntos como diez años así que tan nueva no es, pero a la Argentina es la primera vez que la trae, porque cuando fue el casamiento, fue doña Jaie la que viajó para allá. Y eso que a doña Jaie no le cerraba para nada que Cachito se casara con una goy, además de inglesa. Porque vos te acordarás que después de lo de Malvinas a doña Jaie le quedó un odio tremendo a los ingleses.
—Ajá.
—Pero bueno, se ve que entre que doña Jaie está en las penúltimas y la mujer de Cacho resultó buena piba… ¡Qué se yo! ¿Estás ahí todavía?
—Si.
—Como no te escuchaba pensé que habías cortado. La cuestión es que Cachito me llamó para que fuera a conocer a Claire… ¿Te dije que se llama Claire la mujer?
— Me estoy enterando.
—…y hablando de cosas viejas, contándole a Claire desde hace cuanto que nos conocemos, me dice que de hace algún tiempo tiene contacto fluido con Tito.
—Ah.
—Che, ¿no me vas a decir que seguís enojada con Tito?
—¿Por qué estaría enojada?
—Por favor Liliana, por esa cosa que nunca explicaron, a la que vos llamás “lo que pasó en Buzios”.
——Eso… No es relevante en mi vida. A lo mejor él esta enojado.
—Por qué no hacemos así: me avisás cuando se te pase la pelotudez y ahí te cuento. Al final tanto que jodés con que hay que conservar la memoria del Renguito…
—¿Qué tiene que ver el Renguito?
—Ah, picaste. Ahora que se te pasó el enojo, ¿la conocés a Irina Monti?
—Me suena, ¿no escribe en el suplemento de cultura del diario?
—Exactamente. Bueno, resulta que Irina es profesora adjunta de la cátedra de Tito.
¿Y donde enseña Tito?
—Dejá de hacerte la boluda que sabés bien que está en la Facultad de Lenguas.
—No me acordaba…¿Y cómo le va?
—Bien, gracias. ¿Te interesa o no?
—Si me interesa. Pasa que vos sos incapaz de hablar de a un tema por vez.
—Perdoname querida, me olvidaba que vos no hablás en judío.
—¿Qué tiene que ver el Rengo con todo esto?
—¡Che pero qué carácter! Parece que Irina Monti gano no se que premio o beca para hacer un libro; y no se como fue que Tito le contó una historia de una noche que pasó en un Ami 8, buscando un lugar donde le dieran auxilio a la familia  del Rengo.
—…
—¿Estás bien?
—Si. Seguí.
—Bueno, Monti tuvo la idea de hacer un libro sobre los desaparecidos adolescentes en Córdoba, a lo Truman Capote, “non-fiction”.
—No me expliques que ya se quien fue Capote.
—Bueno, esta última pataleta hago como que no te la escuché. ¿En qué estaba? ¡Ah si! Monti empezó con unas conversaciones con Tito para armar el marco del relato. Después quiso hablar con la mamá y el hermano del Rengo, pero dijeron que no. Así que con la ayuda de Tito, fue buscando a los compañeros. A Cacho lo ubicó para que le contara del equipo de fútbol, y ahí Cachito le dijo que por qué no hablaba con nosotras.
—Perdoname, ¿quiénes son “nosotras”?
—La Susy, vos y yo. ¿Quién más?
—Ni vos ni la Susy saben nada del Renguito.
—Ma’ si, te corto. Llamame cuando se te pase el ataque de conchudez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Baigorria (20)

No me gusta salir del barrio. Menos de noche. Si accedí a subirme al auto de Gómez y viajar hasta Alta Gracia fue por la necesidad de terminar con todo este asunto. Además, toda la zona de Paravachasca me trae recuerdos de Sara Sandler, de tardes en el río en La Paisanita, de fotos al lado del Hongo (ese mirador extraño en el medio del río) de momentos mejores que estos que les relato. El trayecto fue más rápido de lo que esperaba. El tramo por la autopista no nos llevó más de veinticinco minutos, en los que Gómez apenas me dirigió la palabra. Recién después de cruzar el norte de Alta Gracia y buscar un camino de tierra empezó a darme indicaciones: —Tratá de no hacer cagadas. —Chuy. —No contestés como un pendejo —Re-chuy —Baigorria, sos un pelotudo bárbaro y si me contestás “chuy” de nuevo te meto un balazo y te tiro en una cuneta.

Baigorria (16)

Lo mejor que le puede pasar a uno cuando vuelve a su casa es que no haya nadie en la vereda. Que cada personaje del barrio esté ocupado en lo que le corresponde: el almacenero vendiendo, el mecánico arreglando, los nenes jugando, las viejas barriendo, y los ladrones imaginando como desvalijarte. Cada quién en su lugar. Si en cambio uno ve desde la esquina un grupo, grande o pequeño, no importa, a la altura de su puerta, significa que las cosas están entre mal y muy mal. Las llamadas perdidas de Rújale en el teléfono ya habían sido un aviso de que algo pasaba, pero cuando llegué por Buchardo a la esquina con Antranik, ya se veía, a una cuadra y media de distancia, un cúmulo de gente frente a mi casa. Traté de no perder la calma y seguí caminando a la misma velocidad. Yo se que esto no tiene ningún efecto sobre las cosas, pero tratar de mantener una conducta normal era la estrategia que había desarrollado en mis años de matrimonio con Sara Sandler. Si Sara se agitaba, yo aparecía calmad…

Baigorria (21 - Final)

Las semanas pasaron sin que nada pasara. Después de todo, fuera del entorno del Barrio, poca gente recuerda que existe el Museo de la Industria y que ahí estaba guardado el Papamóvil de la visita de Wojtyla de 1987. En el diario salían noticias de temas que preocupaban más a la gente o a los editores. A los directivos del Museo y a los insoportables de la Asociación de Amigos del Transporte los tranquilizaron con una réplica que la Renault armó a las apuradas en la Planta de Santa Isabel. Y siguiendo con la lista de insoportables y fanáticos, loa pocos militantes visibles de los Legionarios de Cristo no hicieron ningún comentario sobre su vinculación en un incidente que de acuerdo a la prensa nunca había sucedido. Además, como nunca comentaban abiertamente quienes eran sus  miembros, tampoco comentaron nada sobre el accidente del ministro. ¿Qué accidente? Bien, resulta que si alguien se atrevía a preguntarle al ministro por los moretones, contestaba que se había caído por la escalera.