Ir al contenido principal

¿Por qué tiene el show que seguir?

Hoy,  lunes 17, por celebrarse el día de San Patricio, no tuve que trabajar en uno de los colegios en los que doy clases. Mi plan original para la mañana era dormir a pata suelta, pero gracias al brillante nuevo esquema de transporte público que implementó el intendente Mestre, terminé cruzando la ciudad de una punta a la otra para que mi mujer llegar a su trabajo a las 7.45 hs.
Espabilado ya, y habiendo soportado el tránsito a la ida y la vuelta, prendí la computadora para distraerme. Como pasa cuando uno es disperso y se sumerge en la red, fui encadenando un link con otro para encontrarme finalmente leyendo un artículo de la revista Pronto sobre la modelo Ingrid Grudke y su participación en un evento donde tuvo que desfilar un vestido de Jorge Ibañez. El artículo, breve pero bastante mal escrito, con  giros dignos de la Mirna Delma de Landrú, pretendía ensalzar el profesionalismo de la mujer que, aún transida de dolor por la muerte de su amigo/pigmalión/lo que sea, atravesaba la pasarela para homenajearlo. Junto con el artículo estaba el video de la transmisión del evento que  hizo un programa de televisión.
Empujado por el aburrimiento y el morbo me puse a ver la filmación. Sin duda la cara de la Grudke es hermosa. Y aún en la exhibición obscena que se hace de su dolor uno se queda maravillado de la expresividad y perfección física, pero...
Mirándola,  y sobre todo, escuchando el relato lleno de frases huecas y lugares comunes que la periodista hace a medida que el desfile transcurre, empecé a pensar en el  punto  de distorsión en la forma de relacionarnos con las personas y los hechos que hemos alcanzado. Si esta mujer estaba dolida, ¿necesitaba exponerse de esa manera? ¿No podía negarse a salir, dar parte de enferma y quedarse llorando en su casa? ¿No hubiera sido un mejor homenaje suspender el evento por duelo? Pienso en el poema de Auden, que reclamaba que se pararan todos los relojes. En algún momento hemos reemplazado el dolor íntimo por el dolor público. ¿Le hizo acaso algún bien  a la señorita Grudke mostrar su cara (hermosa) hinchada?
Hemos llegado a un punto en que somos en tanto somos mirados, o leídos o retwitteados. Las tarjetas de condolencia no se dejan más en las casas de Pompas Fúnebres para que los deudos las lean en sus casas después del entierro, sino que se exhiben con errores de ortografía en las redes sociales. Nada es real sino se muestra. Discutir sobre la "sociedad del espectáculo" es inútil porque vivimos en ella. Sería como discutir el aire. Sin embargo, sigo preguntándome por qué consumimos este tipo de información y por qué aceptamos las consignas y eslóganes que esta prensa propala. ¿En qué momento se generó y se generalizó este mal entendido?
Como las respuestas posibles son tantas que es como si no hubiera ninguna, la solución más simple, que ya la había propuesto hace muchos años Max Headroom, es elegir apagar los aparatos. Uno puede no comer la porción de caca diaria que le propone el periodismo basura. Y si hay gente que de buena fe todavía cree que está obligada a poner el cuerpo a todas estas memeces, le recuerdo que hace muchos años (creo que allá por el 84) Nacha Guevara cantaba y se preguntaba ¿Por qué tiene el show que seguir?

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Erk (cap. 2)

Pero no les he contado como he llegado a ser un investigador privado.
Cuando le expliqué a Rújale cuales eran mis planes estuvo dos semanas sin apenas hablarme. El bodoque que tiene de novio, de vez en cuando hacía algún gesto a espaldas de mi hija tratando de hacerme entender que estaba enojada. Al muchacho no he logrado respetarlo pero hago el intento para no hacer que la relación con Raquel se ponga más tensa.
Pasados diecisiete días de ley de hielo, se sentó a desayunar conmigo.
—Vamos a armar la agencia...
—¡Epa! ¿Y este giro copernicano?— interrumpí.
Raquel extendió su mano hacia adelante indicando que me callara.
—Esperá y dejame hablar. Llevo demasiado tiempo y dinero gastado en psicoterapia como para permitirme una pataleta.
—¿Te molesta hacer una pataleta, o concluir que tiraste la plata yendo a terapia?
—Callate y escuchá.
La expresión dejaba claro que no tenía que interrumpirla más, y mucho menos tratar de hacerme el ingenioso.
—Vos ya estás viejo para andar haciendo pavad…

Erk (Baigorria 2) (Cap. 1)

Un cuerpo. A primera vista uno no llega a darse cuenta de que está delante de un cadáver. No piensa en la muerte y en la descomposición. Lo que era un sistema autónomo, colapsa, se entrega a las leyes de la física y la química, Las membranas estallan, los líquidos se escurren, Otros seres vivos, que están allí adentro aunque tratemos de olvidarlo,  toman el control. Esto no es un asunto que le interese ya al muerto, pero a los vivos sí, y han desarrollado una cantidad de estrategias para disimular la decadencia.
Esto ya lo sabían los antiguos egipcios. Aunque pensamos que muy poco de ellos ha quedado entre nosotros, basta con asomarse a una funeraria para darse cuenta lo equivocados que estamos. La delicada conversación sobre la necesidad de quebrarle las articulaciones a una señora judía, que por error prepararon con las manos cruzadas, o la prudencia de esconder los olores y los fluidos, nos trasladan inmediatamente a la devoción que la humanidad tuvo alguna vez hacia las momias. Ot…

Erk (cap. 4)

Otra vez tenía que salir del barrio. Y otra vez era Gómez el que me había puesto en el camino. Antes de hacer algún movimiento, tenía que preguntarle por el lado B del extraño par de viejos que había pasado por la oficina.
Llamé a la comisaría pero me dijeron que Gómez estaba con carpeta médica. Tuve que contactarlo al celular.
—¿Adonde te metiste negro botón?
—¡Hola Betito! El gusto de escucharte. ¿En qué te puedo ayudar?
—Che, una cosa es que hayamos limado asperezas, y otra muy distinta es ser meloso.
—Bueno, gringo puto, ¿qué mierda querés?
—¿Ves? Ese es el Gómez que me inspira confianza. ¿Qué te anda pasando que estás en tu casa?
—Divertículos y hernia de hiato. Una carajada mirá. Si tengo que seguir comiendo puré de calabaza, voy a agarrar la reglamentaria y salgo a matar verduleros. Pasando a otra cosa, ¿te fueron a ver los viejos?
—Por eso te llamaba justamente...
—Ojo que pueden parecer guita fácil, pero son más peligrosos que el cheto aquel que trompeamos el año pasado en Al…