Ir al contenido principal

Miseria de los esfínteres.

Dedicado a Mariana H. y Jorge  F.
miseria.
(Del lat. miserĭa).
1. f. Desgracia, trabajo, infortunio.
2. f. Estrechez, falta de lo necesario para el sustento o para otra cosa, pobreza extremada.
3. f. Avaricia, mezquindad y demasiada parsimonia.
4. f. Plaga pedicular, producida de ordinario por el sumo desaseo de quien la padece.
5. f. coloq. Cantidad insignificante.
De las muchas acepciones que la Real Academia Española establece para el término Miseria, la más adecuada para el caso que me ocupa es la de desgracia, infortunio, o quizás la de mezquindad y demasiada parsimonia. No así la segunda acepción Estrechez, ya que esta historia está relacionada más bien con la dilatación y el relajamiento.
Ya lo había dicho Hamlet a Polonio: Aquí dice el malvado satírico que los viejos tienen la barba gris, la cara con arrugas, que vierten sus ojos ámbar abundante y goma de ciruelo, y que unen a una gran debilidad de carnes mucha falta de entendimiento ... Todo lo cual, señor, aunque yo plena y eficazmente lo creo, no me parece decente hallarlo afirmado en tales términos; porque tú mismo, señor, serías tan joven como yo, si te fuera posible andar hacia atrás como el cangrejo”  La decencia que reclama Hamlet debía tenerla don William Shakespeare también, ya que en la enumeración que hace de los efectos de la vejez se cuida muy bien de hacer referencia a los esfínteres.
Una vez más, el recuerdo nos trae al presente la figura de la abuela Rebeca. Como le sucede a todas las señoras de una cierta edad, llegó el momento en que la abuela entró en el climaterio, y junto con él, algunos efectos desgraciados. ¿El carácter habrá empeorado?, preguntarán algunos de ustedes, ignorando que la abuela de por sí representaba el grado cero de la simpatía. Otros intentarán establecer si la noble anciana (¿por qué habré escrito noble? ¿qué me está pasando?) habría tenido algún episodio depresivo. Pues no, además de los consabidos calores a la abuela se le empezó a relajar el esfínter. ¿De cuál  de todas las  estructuras, usualmente músculos en forma circular o de anillo, que permiten el paso de una sustancia de un órgano a otro por medio de un tubo u orificio a la vez que impide su regreso estaré hablando? Bueno, ustedes saben que de casi cuarenta esfínteres que tiene el cuerpo humano hay dos que nos pueden sumir en la absoluta vergüenza y el ridículo. Bien, hablamos del segundo.
La situación ya de por sí es incomoda pero siempre podemos agregar un detalle que nos desbarranque hacia lo extravagante, por no decir ridículo sin más. La abuela sufría de la ya comentada sordera, que avanzaba tan rápido como la pérdida de control del escape de gases del tracto digestivo. De esta manera la dulce ancianita soltaba una salva digna del final de la Obertura 1812, y tan cómodamente sonreía desentendida, convencida de la mudez de la pedorrera liberada. Aquí es donde la demasiada parsimonia se manifestaba. Impávida, impertérrita, libre de toda culpa o sentido de la responsabilidad la viejita se quedaba quieta hablando de bueyes perdidos en el medio de una nube que hubiera escandalizado a los sobrevivientes del accidente nuclear de Harrisburg. Ya que de desastres hablamos, lo que sucedía alrededor de la abuela era similar a lo que se vivió en Seveso: la gente atribulada y panicosa escapaba del lugar abandonando la conversación con cualquier excusa.
Como era de esperarse, la exagerada parsimonia trajo tras de sí el infortunio, el abandono, la censura, reprobación y detracción. Cómo el golpe que da el diestro sacudiendo violentamente con la fuerza de su espada la flaqueza de la del contrario, para desarmarlo, así el prestigio de la abuela fue cayendo por los violentos golpes de los pedos, que como una retahíla de cañonazos, demolían los últimos bastiones de su vida social. La familia llevaba con resignación la cruz de la miseria en que se sumía la abuela, pero el descenso a lo más bajo del infortunio llegaba cuando la vieja se desgraciaba en la casa de algún pariente lejano, delante  de personas de trato distante o desconocidos: sólo los leprosos que embarcaban en las cruzadas a Jerusalén habrán sentido de igual manera el peso del oprobio.
¿Y qué aprendimos de la historia de la miseria de los esfínteres? Casi nada. Solamente nos quedó el miedo de que, como le pasaba a los héroes griegos, un mal del pasado viniera a cebarse con nosotros. Por eso caminamos derechitos y fruncidos…..

Comentarios

  1. "como una retahíla de cañonazos, demolían los últimos bastiones de su vida social"

    hermosa...
    Mi bisabuela era una ancianita pequeña, de pelo blanco, arrugas y batón oscuro. Pedorreaba al caminar, dejaba una estela y seguía andando con sus pasos cortos.
    Qué será la vida social a esa edad, donde todo se enlentece, y entre la pérdida de visión y de oido se vuelve distante!!
    Tal vez la pedorrera senil sea una manera bizarra de la vida de darnos una opinión sobre nuestra glamorosa juventud !

    ResponderEliminar
  2. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes munekitacat19@hotmail.com

    besos

    Catherine

    ResponderEliminar
  3. Estimadísimo: ocho de la mañana, primera hora de Literatura, sexto año, Hamlet era mencionado por mí y un cañonazo atroz tronó en el ángulo posterior del curso.
    "No podés ser tan H. de P", profirieron algunos alumnos tratando de salvar la situación. Yo sólo dije: hagamos de cuenta que no ha sucedido nada, y si sucedió con olor, pues que se lo fume el señor que se ha desgraciado. No habran las ventanas.
    No era viejo y era imperdonable, pero nos reímos bastante.
    Por otro lado, mi abuela subía las escaleras de la casa, luego de una cena plácida y entretenida, y en lugar de ventear, puteaba en voz baja. A quién? Por qué? Nunca lo supimos, pero también nos reíamos con eso.
    Cosa de viejos y de borregos. O no?
    Genial lo suyo!

    ResponderEliminar
  4. Fe de erratas: donde dice HABRAN leer ABRAN!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Erk (cap. 2)

Pero no les he contado como he llegado a ser un investigador privado.
Cuando le expliqué a Rújale cuales eran mis planes estuvo dos semanas sin apenas hablarme. El bodoque que tiene de novio, de vez en cuando hacía algún gesto a espaldas de mi hija tratando de hacerme entender que estaba enojada. Al muchacho no he logrado respetarlo pero hago el intento para no hacer que la relación con Raquel se ponga más tensa.
Pasados diecisiete días de ley de hielo, se sentó a desayunar conmigo.
—Vamos a armar la agencia...
—¡Epa! ¿Y este giro copernicano?— interrumpí.
Raquel extendió su mano hacia adelante indicando que me callara.
—Esperá y dejame hablar. Llevo demasiado tiempo y dinero gastado en psicoterapia como para permitirme una pataleta.
—¿Te molesta hacer una pataleta, o concluir que tiraste la plata yendo a terapia?
—Callate y escuchá.
La expresión dejaba claro que no tenía que interrumpirla más, y mucho menos tratar de hacerme el ingenioso.
—Vos ya estás viejo para andar haciendo pavad…

Erk (Baigorria 2) (Cap. 1)

Un cuerpo. A primera vista uno no llega a darse cuenta de que está delante de un cadáver. No piensa en la muerte y en la descomposición. Lo que era un sistema autónomo, colapsa, se entrega a las leyes de la física y la química, Las membranas estallan, los líquidos se escurren, Otros seres vivos, que están allí adentro aunque tratemos de olvidarlo,  toman el control. Esto no es un asunto que le interese ya al muerto, pero a los vivos sí, y han desarrollado una cantidad de estrategias para disimular la decadencia.
Esto ya lo sabían los antiguos egipcios. Aunque pensamos que muy poco de ellos ha quedado entre nosotros, basta con asomarse a una funeraria para darse cuenta lo equivocados que estamos. La delicada conversación sobre la necesidad de quebrarle las articulaciones a una señora judía, que por error prepararon con las manos cruzadas, o la prudencia de esconder los olores y los fluidos, nos trasladan inmediatamente a la devoción que la humanidad tuvo alguna vez hacia las momias. Ot…

Erk (cap. 4)

Otra vez tenía que salir del barrio. Y otra vez era Gómez el que me había puesto en el camino. Antes de hacer algún movimiento, tenía que preguntarle por el lado B del extraño par de viejos que había pasado por la oficina.
Llamé a la comisaría pero me dijeron que Gómez estaba con carpeta médica. Tuve que contactarlo al celular.
—¿Adonde te metiste negro botón?
—¡Hola Betito! El gusto de escucharte. ¿En qué te puedo ayudar?
—Che, una cosa es que hayamos limado asperezas, y otra muy distinta es ser meloso.
—Bueno, gringo puto, ¿qué mierda querés?
—¿Ves? Ese es el Gómez que me inspira confianza. ¿Qué te anda pasando que estás en tu casa?
—Divertículos y hernia de hiato. Una carajada mirá. Si tengo que seguir comiendo puré de calabaza, voy a agarrar la reglamentaria y salgo a matar verduleros. Pasando a otra cosa, ¿te fueron a ver los viejos?
—Por eso te llamaba justamente...
—Ojo que pueden parecer guita fácil, pero son más peligrosos que el cheto aquel que trompeamos el año pasado en Al…